Travis Scott lidera una squad motorizada en el videoclip de «Can’t Say»

¿Queréis saber lo que significa hacer una semana perfecta? Pues preguntadle a Travis Scott por ello. El creador de ‘Astroworld’ está teniendo una carrera tan exitosa que empezamos a tener un poco de miedo tan solo de pensar dónde está su techo.

En menos de una semana, Travis ha pasado de hacer enloquecer al público durante el tiempo muerto de la Super Bowl, a introducirse de lleno en el universo introspectivo de la taza de café de James Blake en ‘Mile High’. Ahora, para coronar esta racha de días maravillosos, Scott ha hecho una nueva visita de cortesía a su último álbum para lanzar el videoclip de «Can’t Say», con la colaboración de Don Tolliver.

Una nueva experiencia única patrocinada por Travis

¿Y si cogemos un ejército de motos y hacemos como que yo soy el líder del escuadrón? Algo así debió pensar Travis Scott como idea principal cuando se estaba elaborando el storytelling del videoclip de «Can’t Say». Una vez más, se recurre al humo y a esa oscuridad nocturna disimulada por una iluminación artificial de colores fríos. Intentar explicar el resto del videoclip es meterse en un jardín del que, la verdad, no es fácil salir.

Esos vídeos de Travis, tan únicos, tan llenos de detalles que resulta hasta agobiante seguir el paso de toda esa sobrecarga de información. La magia de los videoclips de Scott es que siempre descubres cosas nuevas, aunque los hayas visto dos mil veces. En esa cabeza no cabe más imaginación ya.

El de «Can’t Say» es solo uno más en la lista de videoclips espectaculares que han sido preparados para ilustrar el trabajo de su última referencia. ‘Stop Trying To Be God’, ‘Yosemite’ y ‘Sicko Mode’ son los otros ejemplos. ¿Con cuál os quedáis?


¿Quieres ir al Riverland Festival por toda la cara y, encima, siendo VIP? ¡Pues participa ya en nuestro sorteo y llévate un abono doble!

1 1549403105 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente El abogado de 6ix9ine podría volver a defenderlo después de todo
Anterior → Margarito dela Guetto: Polaroids, visión auténtica y la realidad de la calle