3 razones para volver a ver la serie «Breaking Bad»

Creada por Vince Gilligan, «Breaking Bad» pronto se convirtió en una serie de culto moderna.

Utilizando la empatía como mayor baza (su protagonista no es un súper policía, un tipo indestructible ni nadie cercano a los tópicos de la ficción) nos contaba como tras la detección de un cáncer de pulmón a un simple y llano profesor de química, este se verá obligado a la cocina y venta de metanfetamina como método para dejar algo de herencia a su hijo.

¿Hasta dónde es capaz de llevarnos la necesidad?

Lo que a priori puede ser una historia normal que podría tener cualquier otra serie, Gilligan la convierte en una especie de western moderno en el que el tipo más aburrido y normcore del mundo se convierte en una leyenda del gremio.

Pero no sólo es interesante su evolución, cada capítulo ofrece suficiente información, entretenimiento, tono e historia como para haber sido una completa adicción en su día que hay que ir revisitando.

Y es que todo es más rico de lo que parece a simple vista y uno se queda con esa sensación de que hay mucho más de lo que se cuenta. Es esa (entre muchas otras) la razón para disfrutar tranquila y pausadamente de una de las mejores series de los últimos años.

No importa que se hagan infinidad de producciones, «Breaking Bad» sigue aguantando el paso del tiempo porque sus bazas son tan firmes y están tan bien pensadas como la de -casi- cualquier obra magna del cine. Comenzamos.

1. La metamorfosis de Walter White

Del tipo más aburrido de la ciudad a un auténtico bad motherfucker.

El modo en que está escrita la evolución del personaje y la actuación de Bryan Cranston son razones más que suficientes para volver a ver la serie. Tan relevante es aquí que ni él mismo ha sido capaz de superar al personaje.

2. La evolución de la historia

De lo que parece una historia tranquila de una familia con problemas a cómo funcionan los fondos más bajos.

Incluso los capítulos más lentos y contemplativos siguen construyendo un puzzle tan perfecto que no basta con ver y disfrutar la serie una sola vez.

3. Los secundarios

El incontrolable e imprevisible Jesse Pink, el cuñado Hank Shrader, el abogado Saul Goodman, el duro de pelar Mike Ehrmantraut o el incombustible Gus Fring.

Todos y cada uno de los personajes secundarios están tan bien trazados, tan bien llevados y tan bien interpretados que podrían llevar el peso de la serie por sí mismos. De hecho, Better Call Saul (el spin off) funciona maravillosamente bien.


Lo que parece sacado de «Breaking Bad» es todo el desastre del asesinato del padrastro de Rae Sremmurd.

1 1578598781 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente 3 discos esenciales de G-Funk para volver a la California de los 90s
Anterior → Detienen al hermano de Rae Sremmurd por el asesinato de su padrastro