Hablamos de ‘When We All Fall Asleep, Where Do We Go?’ con Billie EIlish

Billie Eilish es a estas alturas una de las artistas jóvenes con más repercusión a nivel internacional. Y no es casualidad: sus aesthetics, su gran talento a una edad tan corta (acaba de cumplir 17 años) y el eclecticismo y singularidad de su música la han convertido en un referente para las masas.

Saltó a la fama con una canción en la que ya se podía apreciar sin fallo su mayor don: la voz angelical y horriblemente dulce que tiene. Sorprendentemente, le saca todavía más partido contrastándola con unas letras que hablan de lo horribles que son las noches para Billie, que ha tenido terrores nocturnos, pesadillas y parálisis del sueño desde muy pequeña.

Ahora acaba de salir ‘When We All Fall Asleep, Where Do We Go?’, su álbum debut, pero tenemos que confesaros que en The Medizine pudimos escucharlo en primicia algunas semanas atrás. Eso sí, fue por un buen motivo: que pudiéramos sacarle el máximo partido a la mesa redonda que hicimos con la californiana con motivo de su visita a Barcelona el pasado febrero.

Este disco es un “must” seas ya fan de Billie o no

Los que ya seáis fans de Billie Eilish vais a encontraros con un disco a la altura de las expectativas. Hay temas para que te pongas cuando estés de bajón y necesites una buena BSO que te haga de back-up (como ‘Listen Before I Go’), y también algunos otros que querrás pedirle al DJ de tu club habitual la próxima vez que salgas de fiesta (como ‘Bad Guy’, del que por cierto, se acaba de estrenar el videoclip).

Los que no seáis todavía fans de Billie, este disco es la oportunidad que necesitáis darle. Algo fresco, cargado de emoción y carácter y con mucho mensaje. Cuando estuvimos con la californiana, nos definió la voz de Rosalía como “mantequilla derretida”, tal vez sin darse cuenta de que esa misma descripción encaja totalmente con su propia voz.

Por si os lo estáis preguntando, por cierto, tuvimos la oportunidad de hablar con ella sobre la colaboración conjunta que han preparado, y aparte de deshacerse en halagos hacia la autora de ‘El Mal Querer’, nos dijo que ese tema “es una de mis cosas favoritas de todo lo que he hecho nunca con nadie”.

Ver esta publicación en Instagram

can’t wait to finish our song 🖤 compartir contigo en el estudio o verte ayer actuar me inspira sooo much, love you B

Una publicación compartida de ROSALÍA (@rosalia.vt) el

No se sabe todavía si la canción formará parte de un proyecto de la catalana o de Billie, pero lo que está claro es que ambas disfrutaron a fuego su sesión en el estudio y los resultados son de lo más prometedores.

Billie se sincera sobre sus miedos con ‘When We All Fall Asleep, Where Do We Go?’

Este disco es básicamente un recorrido por el imaginario nocturno de Billie. Y no, no hablo de nocturno en el sentido de lo que pasa cuando sale de fiesta una noche, ni nada por el estilo, sino más bien sobre lo que ocurre durante sus pesadillas y terrores nocturnos. Podríamos decir que esa es la línea argumental básica, pero conforme vayáis escuchando el disco os encontraréis con un enorme ejercicio de honestidad comunicativa por su parte.

A lo largo de los 14 cortes que conforman el álbum, Billie encuentra una manera mágica de comunicar todas sus preocupaciones, lo que le pasa por la cabeza, embriagándonos con su voz y con el curioso sonido que ha destilado durante años junto a su hermano mayor, Finneas O’Connell.

La música de Billie -aunque, en general, la de cualquier artista musical de este siglo- se entiende todavía mejor si la analizamos conjuntamente con sus vídeosaesthetics. Puedes escuchar uno de sus temas por la radio y te transmitirá mil cosas, pero cuando tienes tiempo de pararte a ver los videoclips que los acompañan, se abre todo un nuevo universo ante ti.

Una buena muestra de ello es “when the party’s over”, un tema donde imperan los juegos de varias capas de voces y que tiene todo un aura celestial, suave, casi angelical, que contrasta totalmente con el videoclip, donde vemos a Billie beberse un líquido negro espeso que luego termina saliendo por sus ojos como si llorase.

Un álbum con carácter, esencia y mucha fuerza

Hay una cosa que tal vez no sepáis sobre Billie Eilish: crea su música en casa con su hermano. No hay un estudio al que ir en el que rodearse con otros miembros de un equipo de técnicos de sonido, productores y liricistas. Nada de eso.

Y da igual que Billie acumule ya más de 14 millones de seguidores solo en Instagram: le flipa su proceso creativo y quiere que siga siendo así, en la antigua habitación de su hermano y que quede en familia.

Tuvimos también la oportunidad de preguntarle sobre sus letras, sobre si siente que cuando escribe se libera en parte de todo lo que cuenta, o si es algo que revive una y otra vez cuando canta. Nos explicó que realmente supone un alivio escribir sus letras, descargarse a través de ellas, y que aunque nunca se libra completamente de sus demonios, ver cómo sus temas cogen forma hasta que están terminados le crea una sensación de satisfacción enorme.

Puede que después de escuchar el álbum os quedéis con alguna espinita clavada, preguntándoos si es Billie realmente feliz o si hay algún mensaje oculto detrás de todo el proyecto que se os ha escapado (pay attention a los tres últimos temas de ‘When We All Fall Asleep, Where Do We Go?’).

Evidentemente, lidiar con el estilo de vida acelerado de una superestrella que genera millones y que mueve a las masas, es complicado para cualquier persona de 17, 37 o 97 años.

Prestad atención a otros cortes del álbum que hacen de contrapeso a los tintes oscuros que encierran algunos temas; por ejemplo, el primero, en el que escuchamos a Billie sacarse el Invisalign (las fundas de los dientes) y decir “bueno, pues ya está, esto es el álbum”. También hay algunos extractos de la serie ‘The Office’ que le dan un toquecillo cómico a todo el conjunto.

Es precisamente en estos detalles donde vemos una cara de Billie menos conocida para el público que solo la sigue a nivel musical (en sus Stories si que podréis verla más habitualmente haciendo el tonto y bromeando). Y es que, por mucho que las pesadillas la asedien y que lidiar con la fama a veces sea horriblemente duro, ella misma nos lo dijo en la entrevista:

People need to stop taking me so seriously.

¿Por qué darle un toque de humor a un trabajo tan profundo y serio? Bien, pues precisamente por eso, para demostrar a la gente que también hay que tomarse las cosas con un poco de cachondeo.

Captura de pantalla 2019 03 30 a las 18.08.00 500x332 - Hablamos de 'When We All Fall Asleep, Where Do We Go?' con Billie EIlish

En definitiva, si hasta ahora no te habías planteado escuchar ‘When We All Fall Asleep, Where Do We Go?’, es un disco altamente recomendado que te removerá los sentidos sin duda.

Si ya lo has escuchado, esperamos haberte acercado un poquito mejor a todo lo que encierra detrás. Aunque, por supuesto, podríamos analizar durante horas un trabajo tan cuidado, preferimos dejaros espacio para sacar también vuestras propias conclusiones.


Otro disco que os recomendamos re-escuchar es ‘My Beautiful Dark Twisted Fantasy’ de Kanye West, que analizamos hace poco aquí.

1 1553969872 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente ¿Se superó Nas a sí mismo con su segundo álbum 'It Was Written'?
Anterior → Las reproducciones de Spotify, YouTube y las ventas de discos de Michael Jackson suben un 60%