fbpx

Recordamos el legado de Aaliyah y su corta pero brillante carrera

Mucha gente no sabe que Aaliyah (1979-2001) nació en el barrio de Bedford-Stuyvesant en Brooklyn, al igual que Notorious B.I.G. o Jay-Z. Pero su historia se parece más a las de niños prodigio que a la de los raperos que se movían entre trapis, todo sea dicho.

Proveniente de una familia melómana, su madre siempre le inculcó la pasión por la música y con solo diez años Aaliyah (cuyo nombre es árabe aunque su sangre es afroamericana y nativa americana) se presentó a un importante talent show.

Si bien no ganó, lo hizo lo suficientemente bien como para ser reconocida por un agente y comenzar a trabajar en su futuro.

Y dicho y hecho. Con solo catorce años sacó a la venta su primer disco («Age Ain’t Nothing But A Number») escrito y compuesto en su mayoría por nada más y nada menos que R. Kelly, con el que hubo ciertas polémicas en las que no vamos a entrar.

El disco vendió más de seis millones de discos, cifras que ya querrían para sí artistas plenamente establecidos.

Ya con diecisiete años fue un poco más allá en su carrera y sacó su siguiente LP, llamado ‘One In A Million’. Como prueba de la seguridad que se tenía en el talento de la chica, el disco fue producido por Missy Elliot y Timbaland, con el consiguiente sonido marca de la casa.

Varios singles de éxito extraídos del disco y Aaliyah convertido en uno de los mayores iconos nacionales del tan en boga (entonces) R&B. El disco terminó con la friolera de catorce millones de copias vendidas.

Con una imagen cool y (casi) impoluta, la cantante fichó además como imagen de Tommy Hilfiger en la mejor época de ventas del diseñador norteamericano. Fue solo una de las múltiples empresas que quisieron contar con la cantante para ser su imagen. Eran buenos tiempos para la aún jovencísima artista.

Y como su carrera iba viento en popa, no tardaron en recurrir a ella en Hollywood. Y no solo para la banda sonora de «Dr. Dolittle» (aquel blockbuster de Eddie Murphy), sino para coprotagonizar un remake libre de «Romeo & Julieta» llamado «Romeo debe morir», junto al talento de las artes marciales Jet Li.

Al poco también protagonizó la película sobre vampiros «La reina de los condenados», adaptación del popular libro de Anne Rice.

Su tercer disco, de nombre ‘Aaliyah’ tuvo excelentes críticas (producido enteramente por Timbaland) y unas ventas levemente inferiores a su anterior trabajo, pero más que notables. Varios singles extraídos del larga duración no dejaron de sonar en la radio y su status como estrella del género seguía intacto.

Pero el destino le jugaría una cruel y mala pasada a la maravillosa artista. Tras rodar el single ‘Rock The Boat’, Aaliyah se estrelló en un pequeño avión poco después de despegar en Bahamas y falleció junto a cinco de sus compañeros de rodaje. La historia del accidente y sus culpables está tan llena de lamentables detalles que mejor no entrar en ella.

Aaliyah se nos fue demasiado pronto y su legado continuará para siempre. La artista ayudó a impulsar un género que mezclaba el hip hop y el R&B y que nos dio grandes momentos musicales hasta muchos años después, y su música tenía una calidad tan objetiva que no se trata de hablar bien de quien se ha ido, sino de hacer justicia.


Timbaland trabajó con Aaliyah muchas veces, por eso aquí te dejamos un recopilatorio de algunos de sus mejores beats.

1 1585158320 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Usher monta una buena fiesta con Ella Mai en "Don't Waste My Time"
Anterior → 5 películas esenciales para cambiar el mundo a mejor