Por qué tienes que volver a ver “Haz lo que debas” de Spike Lee

En los años noventa, Spike Lee (Atlanta, 1957) se convirtió en uno de los directores más talentosos, estimulantes y subversivos del mundo. Su particular estilo en la dirección, su habilidad diferenciadora en los diálogos y su carencia de miedo a la hora de contar historias hasta el momento ignoradas hicieron de él uno de los nombres propios claves en el mundo del cine.

Su fama llegó tan lejos que no sólo fue contratado para largometrajes, y es que Michael Jordan o Michael Jackson fueron algunos de los relevantes personajes que contaron con Lee. El primero para publicidad de la marca Air Jordan y el segundo para su videoclip “They Don’t Care About Us” -ambas versiones del clip  fueron dirigidas por el director, tanto la de Brasil como la de la cárcel.

A pesar de que su debut fue con Nora Darling –de la que se estrena serie próximamente- y Aulas Turbulentas, no fue hasta 1989 con Haz lo que debas (Do the right thing) cuando el director se hizo realmente popular a nivel mundial. Y no era para menos: la película narraba la historia de un repartidor de pizzas que se ve envuelto en la explosión de ese micromundo formado por casi todas las etnias llamado Brooklyn, o mejor dicho; el Brooklyn de finales de los ochenta y de toda la década de los noventa.

Paro, precariedad laboral, trapicheos y mucho, mucho calor en una situación tan culturalmente atractiva como fulminante: cuando todo un barrio se construye con hilos tan finos cualquier detalle puede ser el detonante de algo mucho mayor y más peligroso, y eso es precisamente lo que acaba ocurriendo.

Spike Lee utilizaba una descripción soberbia de un contexto y de un grupo de personas variopintas que pueblan el barrio con unas personalidades absolutamente bien perfiladas unidas a una fotografía cálida, una banda sonora fantástica, grandes interpretaciones, referencias pop y culturales y una dirección magnífica (incluyendo el inicio de muchos de sus tics como director) para construir una película con unos cimientos robustos, un desarrollo dinámico y un desenlace fatal.

Gracias al peso de todos los elementos cinematográficos existentes, Haz lo que debas ha resistido sorprendentemente bien el paso del tiempo y hoy día sigue siendo una película excitante, con poso y tristemente actual con Donald Trump y sus secuaces.

Ah por favor… ¡Que me sonrojo!

Puede que la carrera de Lee diera más frutos notables: Fiebre salvaje, Malcolm X, Clockers, Get on the bus, Una mala jugada, Nadie está a salvo de Sam, La última noche o Plan oculto, todas ellas geniales y absolutamente rescatables, pero en nuestra retina siempre quedará Haz lo que debas como la gran obra maestra del director nacido en Atlanta y criado en Brooklyn.

Haz lo que debas sigue siendo fresca, revolucionaria, divertida y sus personajes siguen estando tan vivos como el primer día (a pesar de que algunos de sus actores ya han fallecido), es por ello que si no la has visto no sabemos a qué estás esperando y si ya lo has hecho quizás es momento de revisarla y redescubrirla con todos sus matices.


Puede que también te interese: un estudio de Cambridge concluye que el hip hop podría mejorar las funciones cerebrales.

1514131665 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
AdBlock nos pone más tristes que Drake
¿Por qué no nos quieres?

The Medizine es un medio independiente que existe gracias a la publicidad. Por favor, desactiva AdBlock en The Medizine para que podamos seguir trayéndote la mejor música, moda y lifestyle por mucho tiempo. ¡No notarás la diferencia!

No tienes ni que desinstalarlo. ¡Puedes desactivarlo solo en The Medizine y tardarás menos de 30 segundos!