4 juegos clásicos de arcade a los que deberías volver a jugar

No os descubrimos nada si decimos que a la mayoría de personas les gustan los videojuegos. De un género o de otro o de una consola u otra, casi todo el mundo tiene un mínimo conocimiento sobre juegos, e incluso los que más reniegan de ellos podrán decirte algún que otro título que les llama o les dio horas de diversión en otro tiempo.

En un mundo que avanza tan rápido tecnológicamente como en cuanto a niveles de estrés y ansiedad se refiere ocurren dos cosas: la primera, que las videoconsolas de última generación ofrecen juegos cada vez más espectaculares a nivel visual y de jugabilidad, y la segunda, que a su vez tenemos mucho menos tiempo para dedicarles.

Es por esa razón que la tendencia a volver a los juegos retro es un hecho, ya sea en emuladores para el PC, para la tablet o el móvil, las raspberrys, la Nintendo Nes Mini, Super Nintendo Mini, o las máquinas arcade que te fabrican para tu casa… No cabe duda de que los juegos retro están absolutamente de moda.

Da igual en casa o en los recreativos, todos nos hemos viciado alguna vez.

Si bien los juegos retro son menos complejos que los actuales, también por ello los disfrutamos desde el minuto uno.

Mucho más allá del valor que le damos a lo retro por simple moda y del poder que ejerce la nostalgia en todos nosotros -ya saben, aquello de “cualquier tiempo pasado fue mejor”-, los juegos clásicos de los ochenta y los noventa ofrecen ciertas ventajas con respecto a los nuevos. Y es que cualquier juego antiguo de arcade y casi cualquier consola clásica (entendiendo por ello a Master System, Mega Drive, Nintendo Nes, Super Nintendo, Neo Geo, Game Boy, Game Gear…) nos ofrece diversión sencilla desde el comienzo.

Si bien los juegos son menos complejos también por ello estamos disfrutando desde el minuto uno, sin tener que atender a menús con diferentes acciones, opciones, combinaciones… Y un sinfín de posibilidades que completan una experiencia más enriquecedora pero mucho más compleja y que requiere de mucho más tiempo.

Eazy, sin controles raros ni comidas de tarro.

De ahí el boom ya mencionado de juegos tan divertidos y adictivos como sencillos, con unos maravillosos píxeles que nos traen recuerdos de un tiempo mucho más simple, y es que dicen que los ochenta y los noventa van y vienen, pero más bien podría decirse que nunca se fueron del todo. Por todas las razones mencionadas -y seguramente podríamos enumerar muchas más- los juegos retro volvieron para quedarse y hoy desde The Medizine nos gustaría enumeraros cuatro de los más divertidos y legendarios:

1. Cadillacs & Dinosaurs (1992)

Un rotundo éxito en su época y un absoluto clásico del arcade que a pesar de ello nunca tuvo versión para las consolas caseras. Cadillacs & Dinosaurs (basado en un popular cómic de la época) es un beat ‘em up de scroll lateral similar a otros grandes éxitos de su tiempo como Final Fight o Streets of Rage, pero con la inclusión de armas de fuego que se manejan de modo temporal.

Del mismo modo, se puede romper y coger utensilios y objetos que hay en el escenario y utilizarlos contra el resto de enemigos y también contra los dinosaurios. Un juego adictivo y rompedor en su día, con personajes bastante grandes y que sigue siendo divertidísimo. Imprescindible.

2. Teenage Mutant Ninja Turtles (1989)

Otro beat ‘em up de rotundo éxito en su época que sigue siendo uno de los juegos más solicitados en el momento actual cuando se trata de hacerse con un emulador o cualquiera de las opciones disponibles. La máquina recreativa llamaba la atención por incluir los cuatro mandos -para poder jugar con las cuatro tortugas a la vez-, y desde la recreación de los héroes mutantes a los gráficos, la música y la jugabilidad la convirtieron en todo un must en cualquier salón de juegos que se precie.

Hoy sigue siendo un juego plenamente disfrutable y llama la atención la gran cantidad de enemigos -los ninjas del clan del pie- que aparecen a la vez en pantalla.

3. NBA Jam (1993)

“Menos es más”, debieron pensar los creadores y desarrolladores de NBA Jam, y vaya si acertaron. Si hasta el momento los juegos de basket para consolas eran toscos y apabullaban debido a la gran cantidad de jugadores en un espacio tan reducido como una cancha de baloncesto, este juego eliminaba los problemas y ofrecía máxima diversión.

Podías elegir dos jugadores de cada equipo (los más destacados, a excepción de Michael Jordan, que se quedó fuera por sus multiples exclusivas con marcas comerciales de todo tipo) y jugar un dos contra dos lleno de contraataques, triples, mates estratosféricos y una infinidad de opciones aderezadas por las popularísimas frases de los comentaristas virtuales.

4. WWF Wrestlefest (1991)

En la World Wrestling Federation, la época de principios de los noventa es conocida como la Golden Era o Época Dorada, debido a la infinidad de estrellas mundiales de lucha que se encontraban en la compañía y también a la tremenda expansión mundial de la empresa en aquel tiempo. Hulk Hogan, Ultimate Warrior, Jake Snake Roberts, Bret Hart, Shawn Michaels, Big Boss Man, The Undertaker, Ted Dibiase o Mr Perfect eran algunas de las máximas estrellas de la época.

En WWF Wrestlefest, podemos elegir a muchas de ellas y jugar combates individuales y en parejas, en un juego sencillo pero divertido, de aprendizaje fácil en cuanto a manejo y en el que llamaba la atención el tamaño de los personajes para tratarse de un juego de principios de los noventa. Si jugamos hoy sigue siendo divertido, aunque destaca que gran parte del éxito se basa en nuestra habilidad para aporrear botones con rapidez. Aun así, sigue mereciendo la pena esté clásico indiscutible.

¿Qué otros juegos retro te vuelven locx todavía a día de hoy? ¡No dudes en dejarnos saber tus opciones!


Si no las has visto aún: 4 ghetto películas que puedes ver desde ya en Netflix España.

Compartir
Tweet
Comentarios