Te recomendamos 5 ghetto películas que puedes ver ahora mismo en Netflix

Desde los años setenta con el boom blaxploitation, pero sobre todo desde los años noventa y el inicio de la moda hip hop a nivel global -al fin y al cabo el funk y el soul eran estilos musicales que parecían aún lejanos para los europeos-, el cine ghetto tuvo una exposición bastante grande a nivel mundial. Y no sólo es que se realizaran muchas más producciones, es que el hip hop empezó a ser aceptado en todo el mundo, y de momento gran parte del globo empezaba a mostrar un interés inaudito por la cultura afroamericana y también por sus penurias actuales e históricas, que nos llegaban en forma de música, cine o documentales.

Por esa razón, cuando establecemos -o intentamos simplemente pensar en ello- cualquier listado sobre mejores ghetto movies podemos darnos cuenta de que la mayoría pertenecen a los benditos años noventa. La explosión cultural que fue el rap en aquella época no tiene parangón, la calidad de sus discos y la apropiación estética del mundo entero son incomparables, incluso sabiendo que desde entonces y con bajones y subidas no ha parado. Desde la industria musical a la de la moda, el mundo entero se quiso adueñar y hacer caja de la expresión cultural de una raza encerrada en projects o viviendas de protección oficial.

Debido a la viralización de Netflix -incluso en España, donde las cosas suelen llegar tristemente más tarde- parece lógico intentar ver qué opciones sobre este subgénero ofrece y poder disfrutar un poco de ello. Y es que The Get Down, a pesar de su realización, a muchos les pareció light y decepcionante, tan accesible que acaba siendo olvidable, y nos gustaría dejaros con cinco producciones notables que poder reproducir ahora mismo en la reconocida plataforma. No siguen un orden concreto, y cada una aporta algo diferente.

Esta es nuestra selección del catálogo de Netflix USA:

1. In too Deep (Juego de confidencias)

Michael Rymer (que luego se haría popular dirigiendo series, incluso capítulos de Jessica Jones) se puso tras las cámaras en 1999 para dirigir a Omar Epps, Nia Long, LL Cool J -que por aquellos entonces aún era relevante- y al genial Stanley Tucci en una película bastante seria sobre infiltraciones policíacas y el peligro que ello conlleva. Un thriller más que aceptable con bastantes caras conocidas y que hoy parece olvidado a pesar de su calidad.

Por qué verla: Se trata de una buena película a todos los niveles, mucho más allá de caras afroamericanas que conocemos y artistas de rap. Un buen thriller policíaco que nos acerca lo complicado de este trabajo cuando nos infiltramos en los bajos fondos. Te guste el rap o no, es completamente recomendable.

2. Poetic Justice (Justicia poética)

Nada más y nada menos que Janet Jackson y Tupac Shakur se ponían a las órdenes de John Singleton en esta infravalorada producción de 1993. Un drama romántico que enlaza con el mundo de las pandillas y que parece que el tiempo no acaba de rememorar. Tiene valor cinematográfico, pero sobre todo por poder ver toda la valía interpretativa de ese artista ecléctico llamado Tupac. La hermanísima Janet tampoco hace daño a su lado.

Por qué verla: El cóctel John Singleton (a pesar de que está un poco olvidado, es hábil con la cámara) unido a Janet y a Tupac hacen de esta película más que decente un símbolo de una época en la cultura afroamericana, en el rap y en la de los directores negros que una vez destacaron. No olvidemos que Singleton también firmó las maravillosas Los chicos del barrio (1991), Semillas de rencor (1995) y Baby boy (2001).

3. Fresh

Una de las mejores ghetto movies de la historia y, además, considerada una de las más destacables películas independientes de la historia de Estados Unidos. Muy buena aunque pelín sobrevalorada por la crítica en su día. Drogas, ajedrez y el ghetto en una película que combina diferentes cuestiones con soltura y cierta belleza visual. El debut como director de Boaz Yakin, el cual ha acabado prácticamente olvidado con producciones de segunda.

Por qué verla: Básicamente porque el valor como cinta es objetivo: buenos planos, diálogos, fotografía, actuaciones y banda sonora en una de esas películas sobre el barrio que es reconocida por todo el mundo. Imprescindible.

4. Don’t be a menace (Los colegas del barrio)

Probablemente la película más ghetto de la historia del género ghetto. Los hermanos Wayans escribían y protagonizaban un filme tan bestia como divertido. Un homenaje en forma de puzzle que toma de aquí y allá momentos de las películas más famosas del género para convertirla en una parodia irresistible. Tan disfrutable por aquellos que conozcan las películas a las que homenajea como incomprensible para los que no.

Por qué verla: Era tal el boom de las películas sobre el ghetto en los noventa que Los colegas del barrio se acabó convirtiendo en todo un must. A día de hoy -aparte de que sigue siendo excesiva y divertidísima- sirve para darnos cuenta de qué grande era la cultura afroamericana y la influencia que ejercía en los noventa en Estados Unidos y en el resto del mundo.

5. Wild Style

Largometraje histórico sobre la historia del hip hop o más bien sobre sus inicios, debido a que el director Charlie Ahearn la dirigió en 1983. Drama, música, graffiti y una estética tan retro como auténtica y fascinante en una película indispensable como documento gráfico de esto tan grande que hoy amamos.

Por qué verla: Sencillamente porque es imprescindible para saber cómo, donde y por qué nació el movimiento hip hop. Que hoy nos parezca lejano no quiere decir que tengamos que obviarlo, el conocimiento es poder y Wild Style muestra el germen de lo que hoy marca la cultura urbana en todo el globo.

¿Qué otras películas imprescindibles del género deberían estar también disponibles en Netflix, y cuáles añadirías a nuestra lista?


También te puede interesar: 5 raperos que han cometido asesinatos.

Compartir
Tweet
Comentarios