Kim Kardashian pierde millones de dólares por su ausencia en las redes sociales

La desaparición de Kim Kardashian en sus redes sociales tras su inesperado y sorprendente altercado en París podría acabar saliéndole más cara que el propio robo del que fue víctima en la capital francesa.

Según los cálculos de la revista Forbes, la mujer de Kanye West podría haber perdido 3,6 millones de dólares durante su ausencia en sus perfiles de Instagram y Twitter. Esto se debe principalmente a que la celebridad vive de mostrar sus actividades diarias y monetizarlas al compartirlas con el resto del mundo. Si desaparece de las redes sociales, ¿dónde está el negocio?

La estrella de televisión lleva 42 días en un absoluto silencio virtual, manteniendo en vilo a los 135,5 millones de seguidores que suma con Twitter e Instagram. Teniendo en cuenta que Kim cobra aproximadamente 300.000 dólares por cada esponsorización que lleva a cabo en sus perfiles -según la plataforma de gestión de redes sociales Captiv8-, podéis empezar a imaginaros las ingentes cantidades de dinero que podrían haberse generado durante sus 42 días de ausencia.

Sin embargo, las pérdidas económicas no parecen preocupar demasiado a Kardashian, que se mantiene firme en su decisión de apartarse de las redes sociales. Según el consejero financiero Samuel Rad, los costes por no generar contenido durante unas semanas son insignificantes para alguien de su magnitud:

Sus ingresos ya se han visto afectados, pero no creo que le importe porque tiene mucho dinero y esa es una de las ventajas de ser una celebridad: no depende de dichos ingresos para poder salir adelante. Kim tiene una gran cantidad de inversiones que le generan beneficios mensual y anualmente.

Kim a punto de subir su primera foto tras su ausencia

¿Y si Kim lo tenía todo planeado?

Además, el consejero apuesta por lo siguiente:

Cuando regrese, va a ser algo muy importante. Sus primeras publicaciones generarán mucha expectación. Volverá aún más fuerte.

Siendo su silencio en las redes sociales una decisión propia y voluntaria y teniendo en cuenta el punto de vista de Samuel Rad, ¿será la ausencia de Kim Kardashian una estrategia marketiniana a las que ya nos tienen acostumbrados los miembros de la familia West?

Compartir
Tweet
Comentarios