LeBron James supera un histórico récord de Michael Jordan

LeBron James sigue dando argumentos a sus defensores en la conversación sobre quién es el mejor jugador de baloncesto de la historia. Un debate al que la estrella de los Cleveland Cavaliers ha estado prácticamente condenado desde que aterrizase en la NBA en 2003, y que ha vuelto a encender superando un histórico récord de Michael Jordan: el de más partidos consecutivos anotando al menos 10 puntos.

LeBron consiguió la marca este viernes en el partido que le enfrentaba a los New Orleans Pelicans, con un mate a dos manos a 6 minutos del final del primer cuarto que le colocaba con 11 puntos en el encuentro. Con esto James consiguió su partido número 867 metiendo al menos 10 puntos, dejando atrás el récord que hasta ahora ostentaba His Airness con 866 encuentros así.

En una entrevista prepartido concedida a ESPN, así habló James sobre el tema:

No es que me haya propuesto decir que quiero ser el número uno en anotar al menos 10 puntos, dobles dígitos en partidos consecutivos o cualquier otra cosa. Pero cada vez que aparecen estas categorías estadísticas y veo que soy capaz de conseguir algo así, resulta increíble. Creo que he tardado como 11 años en poder conseguir esto, así que primero he tenido que cuidar de mi cuerpo y, segundo, he tenido alrededor a grandes compañeros y entrenadores y dos organizaciones que me han permitido ser quien soy, y salir ahí a jugar por la alegría del juego que amo.

¿Qué te parece? ¿Eres de los que cree que LeBron conseguirá convertirse en el mejor de todos los tiempos? ¿O ese título le pertenece exclusivamente a la leyenda de los Bulls? Nosotros pensamos que lo más importante es disfrutar del legado de cada uno, pero no pases del debate y déjanos saber tu opinión en la sección de comentarios.


En temas musicales, 10 parejas del hip hop que nos volvieron tontos de amor.

1 1522603541 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Rich the Kid y Chris Brown fardan de sus vidas en 'Drippin'
Anterior → 10 parejas en el hip hop que nos volvieron tontos de amor