¿Se superó Nas a sí mismo con su segundo álbum ‘It Was Written’?

Nas tenía un gran problema en la segunda mitad de los noventa: su álbum de debut había sido tan grande e icónico que, aunque su status de estrella era innegable (aún con sólo un disco en el mercado), no sabíamos como iba a ser capaz de mejorar aquello e intentar seguir siendo relevante.

Y es que para acompañar aquellas rimas descriptivas de ‘Illmatic’, desde Sony Music brindaron al artista las mejores producciones de los beatmakers más relevantes del momento en la gran manzana y todo aquello dio lugar a esa obra maestra indiscutible.

‘It Was Written’, sucediendo a ‘Illmatic’

Y ese es el handicap de haberse estrenado con el mejor (o uno de los mejores) discos de todos los tiempos con apenas dieciocho años: que tienes que intentar aguantar esa presión y ese nivel toda tu vida, tarea harto difícil.

Y a pesar de lo que muchos críticos escribieron en la época (debido a la elección de ‘If I ruled the world’ junto a Lauryn Hill -por entonces aún integrante de ‘The Fugees’- como primer single), Nas quiso hacer los deberes e hizo un disco más denso, oscuro, profundo y ecléctico llamado ‘It Was Written‘, que salió a la luz en julio del ’96.

Para la producción de éste su segundo duración tampoco se quedó atrás y figuras como The Trackmasters (los productores más exitosos de la época), Dr. Dre, DJ Premier, Havoc de Mobb Deep o L.E.S. fueron los encargados de la parte musical, ahí es nada.

Y como era de esperar, Nas había pasado de ser un adolescente a un joven y no había cambiado sus hábitos de lectura y de empedernido autodidacta. De ese modo, las letras se volvieron más crípticas -dentro de su genialidad describiendo situaciones- y sus rapeos un poco más lineales, a juego con unos beats que se habían vuelto más serios, oscuros y urbanos si cabe.

Nas sabía perfectamente que las expectativas con respecto a un segundo álbum estaban por las nubes y no se relajó en la escritura, sino todo lo contrario. En un momento en que Internet era algo muy prematuro, se incluyeron en el libreto del vinilo y el CD todas las letras y el mundo descubrió que el niño prodigio del rap de Nueva York había mejorado y evolucionado, cosa que parecía difícil conociendo sus propios antecedentes.

contraportada it was written 500x393 - ¿Se superó Nas a sí mismo con su segundo álbum 'It Was Written'?

Así es la contraportada de ‘It Was Written’ de Nas.

Con una portada similar a ‘Illmatic’ pero con Nas adulto, dentro descubrimos ese sonido urbano que bebe directamente de lo que habíamos oído el año anterior en la ciudad, con influencias especialmente fuertes de grupos como Mobb Deep y del primer álbum de Raekwon.

Y es que ‘The Message’, ‘Street Dreams’, ‘I Gave You Power’, ‘Nas is coming’, ‘Affirmative Action’ (tema del cual pudimos disfrutar de un remix junto a los franceses ‘NTM’), ‘Shootouts’ o la hiper famosa ‘If I ruled the world’ son temas que los fanáticos de la época dorada del rap tienen guardados a fuego en la cabeza.

El artista de Queens fue capaz de mantener el nivel, y su status de leyenda se mantuvo haciendo justo lo que debía de hacerse: ir un pasito más allá en la complejidad de las letras y estructuras en las rimas y elegir unos beats que aun hoy suenan urbanos y envolventes.

Si ‘Illmatic’ nos transporta a la Nueva York de las viviendas de protección oficial, el segundo álbum de Nas vuelve a situarnos entre trapicheos, disparos, cupones de comida, bloques de ladrillos y bancos del parque como pocas veces se ha hecho en la historia. Sobresaliente.


El disco que tampoco te puedes perder es ‘When We All Fall Asleep, Where Do We Go?’ de Billie Eilish. Lo analizamos aquí.

1 1553972817 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Quavo y Saweetie se ponen cariñosos en el vídeo de 'Emotional'
Anterior → Hablamos de 'When We All Fall Asleep, Where Do We Go?' con Billie EIlish