fbpx

Nas vs. JAY-Z: o la historia de un beef legendario

Parece que musicalmente no podemos quejarnos de las últimas semanas, al menos en lo que se refiere a salidas de álbum de grandes nombres de la industria. Kanye West, Kanye West + Kid Cudi, Nas, JAY-Z + Beyoncé… Unos días de infarto en que casi no hemos podido pararnos a oír esta avalancha de discos sin espacio entre ellos, o no con el tiempo que se merecen para poder juzgarlos dentro de un poso sosegado y objetivo.

Pero esta repentina salida de discos de artistas tan potentes a escala global nos hace preguntarnos una serie de cosas. Entre el álbum de West en solitario y el LP en colaboración con Cudi hubo cierto espacio de tiempo, igual que el este con el de Nas, pero ¿qué pasó con Nasir y el álbum de JAY-Z y Beyoncé?

¿Una venganza perfectamente disimulada?

Se supone que Shawn Carter y Kanye West han hecho las paces tras su trifulca y sus constantes indirectas en los discos y directos de ambos artistas, pero tampoco les hemos visto mucho juntos. Por otro lado, el histórico beef entre Nas y JAY-Z (aunque hicieron un tema juntos y aparecieron en directo) no parece haber cicatrizado de la mejor manera. Sus apariciones juntos -ni siquiera pillados por paparazzi- brillan por su ausencia, prueba de que más bien era una cuestión de educación y saber estar de cara a los medios el hecho de cerrar su disputa pública.

Se dijeron barbaridades en tantas canciones que no parecía tan sencillo acabar de cerrar esas heridas que se fueron abriendo uno al otro durante años. De ese modo, parece una absoluta venganza planeada a sangre fría sacar a la luz el disco entre JAY-Z (el rapero vivo más popular) y Beyoncé (la artista viva más popular), justo el día después en que Kanye y Nas (ambos viniendo de un beef con el de Brooklyn) deciden sacar el sueño de muchos: un álbum juntos como productor y MC.

Y sé lo que estáis pensando: un disco no se graba en un día. Claro que no, pero sí es cierto que parecen haber adelantado la salida una vez que se supo la fecha de salida de ‘Nasir’. Con este plan, Jay devuelve todas las pullas que Nas le ha lanzado durante años -y no es que Carter se haya quedado mudo, sino que el autor de ‘Illmatic’ es mucho más certero, no en vano es mejor escritor- y juega con lo que más puede doler: el dinero.

En una industria musical en que las reproducciones de YouTube, Spotify y el resto de plataformas lo son todo para un artista, hacer desviar la mirada de millones de oyentes hacia otro lado parece una venganza maestra, y más tras seis años de silencio del genio de Queensbridge. Hay muchos fans de Nas que ignorarán esta supuesta estrategia de Carter (ya que prefieren el hip hop más real y tradicional del primero) pero no cabe duda de que grosso modo el daño que ha hecho puede ser bastante.

El beef entre Nas y JAY-Z, una larga historia

Pero para poder comprender por qué existe una posibilidad de venganza tan grande entre Jay-Z y Nas debemos remontarnos atrás en una breve historia sobre el beef de ambos, concretamente a 1996, casi nada. Todo comenzó con Nas faltando a la sesión de un tema para el ‘Reasonable Doubt’ de Jay-Z (su primer disco). Por si fuese poco, un mes después de ese suceso salía a la venta ‘It Was Written’ de Nas, y éste le soltaba varias indirectas en el celebrado tema ‘The Message’, acerca del status económico de Jay-Z en aquel momento.

Poco después y para calentar más el ambiente, el protegido de Jay-Z, Memphis Bleek, soltaba una canción titulada ‘Memphis Bleek is…’ en clara alusión al single ‘Nas is Like’ de Nasir Jones. El de Queens se la devolvía con unas líneas en su siguiente álbum ‘Nastradamus’, la cosa parecía no terminar nunca: Bleek volvió a dedicarle unos versos en otra canción y Nas (en el álbum ‘Stillmatic’) se la devolvió, esta vez siendo mucho más directo y menos críptico.

Tras ese momento, Jay-Z soltó un freestyle en la legendaria emisora Hot 97 y dedicó varios tiros a Prodigy de los legendarios Mobb Deep (fallecido el año pasado) y a Nas.

Fue en ese punto cuando la cuestión empezó a ponerse notoria. En ‘Takeover’, una canción del maravilloso ‘The Blueprint’(ya en 2001), Jay-Z rimaba “Tienes una media de un buen álbum cada diez años”, refiriéndose claramente a Nas y su obra maestra ‘Illmatic’.

Tras ello, Nas sacaba ‘Ether’ y hacía historia con uno de los mejores diss tracks de la historia del género en el que ya oíamos directamente ese “Fuck Jay-Z”. Se volvía a subir el nivel y no sabíamos cómo podía acabar la cosa.

JAY-Z no se quedó mudo respondió con otro tema llamado ‘Supa Ugly’. En este punto, el beef estaba tan caliente que incluso Gloria Carter intervino, llamando a la emisora Hot 97 y disculpándose por su hijo. Por supuesto, las estaciones de radio hicieron su agosto (empezando por la que acaban de leer) y hacían sonar ‘Ether’ y ‘Supa Ugly’ una y otra vez, hasta el punto de que realizaron una encuesta y casi el 60% dijo que Nas había ganado el beef con su tema.

En ‘The Blueprint 2’, Carter volvía a soltar puyas a Nas y éste le respondió en ‘The Nigga Alive’, donde se compara a sí mismo con el gángster de ficción Scarface. Parece que el beef entre los dos artistas era la historia interminable.

El ¿final? inesperado al eterno beef

Y justo cuando nadie lo esperaba ocurrió algo mágico: en octubre del 2005 durante un concierto de JAY-Z en el Continental Airlines Arena de New Jersey, Nas apareció para sorpresa del público y ambos interpretaron ‘Dead Presidents’ y ‘The World is Yours’. Poco después, Nas terminaba su contrato con Sony Music/Columbia y fichaba por Def Jam (JAY-Z era el director en aquel momento) y juntos sacaban un single llamado ‘Black Republican’, parecía que todo había llegado a su fin.

Nas y JAY-Z han sido vistos juntos en diferentes ocasiones (aunque contadas) y una de las más especiales fue Coachella 2014. Sin embargo, no son pocos los que piensan que la mente calculadora y extremadamente inteligente de JAY-Z ha esperado hasta la vuelta del de Queens para devolvérselas todas juntas. Sea como fuere, no parece muy elegante soltar el álbum tan sólo un día después de la salida del de Nas tras seis años de espera desde ‘Life is good’.

El tiempo dirá si es premeditado y cómo se lo ha tomado el afectado, si le devuelve la jugada con algún tema empresarial, con una canción o si siguen tan amigos. Al fin y al cabo, Nas lleva varios años en estado bastante Zen. ‘El arte de la guerra’ de Sun Tzu parece una revista de cotilleos al lado del histórico beef de estos dos.

wild n out - Nas vs. JAY-Z: o la historia de un beef legendario

Madre mía, MADRE MÍA…


Igual te lo perdiste en su día, así que por si acaso te dejamos por aquí nuestra review de ‘Nasir’, el esperadísimo álbum de Nas.

1 1531001484 1519776000
Compartir
Tweet