Esto es «New Jack City»: un clásico reivindicable del ghetto

El cine de mafiosos tradicionales (generalmente de ascendencia italoamericana) no está en su punto más álgido en cuanto a número de producciones.

«El Padrino» (y su excelente segunda parte), «Uno de los nuestros», «Casino», «Donnie Brasco», «Atrapado por su pasado», «El precio del poder» («Scarface») o «Una historia del Bronx» son algunos de los títulos más conocidos, aclamados y disfrutables del género, normalmente con nombres como Francis Ford Coppola, Martin Scorsese u Oliver Stone tras la cámara.

Vamos, algunos de los esos más pesados de la historia del cine.

La fábula de aquel (o aquellos) que deciden llegar a lo más alto económicamente -independientemente de lo que diga la ley y de las cuestiones éticas y morales- ha sido una constante en la historia del séptimo arte.

Pero, ¿qué pasaría si adherimos esas influencias al género ghetto? Pues el resultado sería algo así como «New Jack City» -traducida al español como «La fortaleza del vicio»-, la decentísima cinta de 1991 y todo un clásico de las películas sobre supervivencia en el barrio y las pandillas.

El film narra cómo un carismático traficante de drogas controla todo un área de su ciudad con mano dura y disciplina casi militar. Para intentar desestabilizar a la banda y acabar con la organización, la policía decide infiltrar a un topo en el grupo, mientras Nino Brown (el jefe de los camellos) sigue con su plan para hacer historia en el mundo de la venta de drogas. Una historia típica pero ejecutada con talento.

Un clásico del ghetto con un reparto estelar

El actor y director Mario Van Peebles dirige con oficio una cinta que bebe directamente de «El Padrino», «El precio del poder» y muchas otras en una cinta mucho más eficiente y notable de lo que el tiempo parece haberle reconocido.

Un hipnótico y acertado casting que cuenta con Wesley Snipes, Ice T, un joven Chris Rock y el propio Mario Van Peebles para una historia gigantista sobre el arribismo, tan entretenida como basada en símbolos e iconos del género cinematográfico de la que procede.

Van Pebbles dirige de manera más que aceptable una historia cuyo fuerte es el guión y el carisma de sus protagonistas, pero todo la hace funcionar como una película siempre rescatable y eficiente. Snipes e Ice-T (en el papel más importante de su nada corta carrera cinematográfica) se echan a la espalda una película llena de virtudes de las que uno es incapaz de no terminar de ver cuando la emiten (cada vez menos) en televisión.

«New Jack City» es un clásico básico para los amantes del cine ghetto en su época de mayor boom y una cinta decentísima para cualquier apasionado del cine a todos los niveles.

El tiempo parece haberla olvidado (o haberla relegado a listados sobre ghetto movies) pero revisitarla sigue siendo un placer lleno de talento y saber hacer en todas las maneras en que queramos juzgar una película hija de su tiempo. Totalmente reivindicable.


Cuando termines de ver «New Jack City», te dejamos aquí una serie de Netflix que va a hacer que te estalle la cabeza.

1 1566757424 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Analizamos 'I Wanna Thank Me', el esperado último álbum de Snoop Dogg
Anterior → Sobre la vuelta de "Mindhunter": ¿la mejor serie de Netflix?