Logo de The MedizineLogo de The Medizine

«Biggie: I Got a Story to Tell»: todo sobre el nuevo documental de Netflix

Por JD Romero / 03/03/2021
«Biggie: I Got a Story to Tell»: todo sobre el nuevo documental de Netflix

De alguna manera, se ha establecido casi oficialmente que Christopher Wallace aka Notorious BIG aka Biggie Smalls es el mejor rapper de todos los tiempos. Y aunque las opiniones son tan personales como subjetivas, lo cierto es que aquel tipo orondo de Brooklyn tenía una capacidad para rimar, escribir y describir situaciones como muy pocos antes, después y a la vez que él.

Aunque su muerte amplificó su status al de absoluta leyenda, lo cierto es que darle al play a cualquiera de las canciones de ‘Ready to Die’ (1994) o ‘Life After Death’ (1997) sigue siendo quedarse atónico con el talento nato de este chico de Brooklyn al que Dios (o el universo) se lo llevó con solo 24 años.

¿Qué encontramos en el documental de Biggie de Netflix y cuánto merece la pena?

Esos dos álbumes (sumadas a las colaboraciones con terceros y a dos álbumes póstumos más) fueron históricos en su día y el paso del tiempo no les ha hecho ningún mal, como suele ocurrir. Más bien al contrario: escucharlos tantos años después sigue probando que eran geniales en su día y son obras maestras atemporales tanto tiempo después.

Por supuesto, era de esperar que la todopoderosa Netflix produjera el documental definitivo (aunque hay varios notables) sobre la gigante —en todos los sentidos— leyenda del rap neoyorkino. Un icono del hip hop cuya figura fue elevada a mártir y que significará, a buen seguro, unas buenísimas audiencias para la plataforma.

No en vano, no hay nada más seguro que realizar propuestas audiovisuales sobre personajes tan seguidos y admirados en todo el mundo.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Pues bien, sentarse a ver «Biggie: I Got a Story to Tell» no solo es recordar con todo lujo de detalles el viaje vital de un tipo humilde de uno de los barrios más pobres de la gran manzana hasta el rotundo y eterno trono del rap mundial. Y ese es uno de sus fuertes: la sensación de trayecto recorrido desde lo más bajo hasta convertirse en leyenda viva (y muerta).

El documental de Netflix tiene dos grandes virtudes: la primera es la recuperación de imágenes que —casi— nunca habíamos visto antes (hoteles, backstage, improvisaciones, sesiones de estudio, momentos lúdicos…), y la segunda el testimonio en primera persona de aquellos que vivieron la historia junto a Biggie.

Es decir: Faith Evans, Puff Daddy, Voletta Wallace, Easy Moo Bee, D-Roc, Lil Cease y un grandísimo etcétera.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Y para muestra un botón: la película no duda ni un segundo en irse hasta Jamaica para recoger el testimonio de la propia abuela de Wallace, de noventa y seis años de edad. Prueba indiscutible de las ganas que había de contar en condiciones la historia de uno de los neoyorkinos más universales y recordados.

No sé si «Biggie: I Got a Story to Tell» es el mejor documental existente sobre la vida de Biggie Smalls (tenemos algún otro magnífico ejemplo), pero sí es una dignísima fotografía general del camino de un chico abandonado por su propio padre hasta lo más alto del éxito.

Y además, la película no tiene miedo en contar su época como traficante a pequeña escala y demás vicisitudes de ese trayecto al trono.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Seas fan de Notorious o no, Netflix ofrece un documental de calidad, que se toma su tiempo en explicar las cosas y que —lo más importante— es capaz de hacernos sentir cómo funcionaba la mente de un chaval de barrio que acabó escribiendo muchas de las mejores rimas de todos los tiempos.

It Was All a Dream.