Logo de The MedizineLogo de The Medizine

#BlackLivesMatter: no ser racista no es suficiente

Por JD Romero / 07/06/2020
#BlackLivesMatter: no ser racista no es suficiente

Con el brutal asesinato de George Floyd de manos del agente de policía Derek Chauvin hemos tenido la sensación de que se ha despertado la bestia.

Una bestia que siempre ha estado ahí, dormida entre logros como la presidencia de Barack Obama entre 2009 y 2017 y que hizo que el pueblo afroamericano pensase que se estaban logrando avances en todos los frentes, o al menos en los frentes que les incumben.

Pero el mensaje del miedo siempre es más poderoso y efectivo, ya lo dijo Noam Chomsky décadas atrás. Si asustas al pueblo con problemas que no tienen (relación entre inmigración o trabajo o miedo al diferente) vendrás como salvador de esas disyuntivas que te has inventado y te votarán en masa, siempre que te hayas preocupado de que esa masa sea lo suficientemente ignorante como para creerte.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

De ese modo, el pueblo afroamericano pasó de tener un presidente de los suyos a tener a uno que lanza papel higiénico -como si se tratase de un juego- a los damnificados por el huracán en Puerto Rico, a recomendar inyectarse gel hidroalcohólico o a echar leña al fuego en medio de las protestas.

Ser abiertamente anti-racista

Se puede estar de acuerdo con ciertas políticas económicas de Trump (como su empeño de traer fábricas de vuelta a su país), pero sus formas y su carencia total de empatía hace que creamos (como afirman algunos expertos) a que estamos ante una persona con una clara psicopatía.

Trastorno como el que debe tener Derek Chauvin y que ha hecho despertar al pueblo negro. Un pueblo que ve como cada semana uno de los suyos es asesinado de manos de aquellos que deben protegerlos. Muertos por ser confundidos con otra persona, por pagar con un billete falso que al final no lo es o por negarse a identificarse tras no estar haciendo nada malo.

No se trata de la policía, se trata de un mal endémico que recorre a gran parte de la población (ignorante, frustrada y que canaliza todo ello con violencia al blanco fácil) y que vemos en la policía simplemente porque algunos de ellos creen que sí pueden hacer ciertas cosas por tener una placa.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Pero el racismo y el clasismo siempre han estado ahí, y siempre estarán mientras una parte de la población no se culturice y no trabaje por estar sana emocionalmente.

Recalco lo de clasismo porque Derek Chauvin pediría un autógrafo a Michael Jordan o Jay-Z si se los hubiera encontrado, pero como vio a Floyd que era anónimo y de clase media-baja pues decidió sacar todo el odio que había incubado desde su nacimiento. No se trata únicamente del color de piel, sino del miedo al pobre, cosa que es curiosa porque un policía es de todo menos rico en cualquier parte del mundo.

El racismo sigue a la orden del día en 2020

Es por ello que no se trata por nuestra parte de reaccionar cuando ocurre un suceso así (que también) sino de corregir todas las frases, gestos y costumbres racistas, xenófobas y clasistas que vemos cada día. Esas mismas que hemos visto y hemos hecho como si no existieran.

Porque claro, es solo una frase, es solo un gesto. La cuestión es que el mismo que es capaz de soltar y justificar esa frase puede llamarse Derek Chauvin y tener mañana que jugar a Dios con nuestro amigo de otra raza, religión, tendencia sexual o nacionalidad.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

De esa manera podemos hacer como ya cantaba Michael Jackson en «Heal The World» y coger un trozo de espacio y hacerlo mejor.

Si todos los habitantes del mundo hacen ese pequeño esfuerzo, al final tendremos un planeta tierra en el que no existan los Derek Chauvin y en que la ignorancia y la pereza por el conocimiento sean motivos de los que avergonzarse y no de los que enorgullecerse, como casi vemos a diario.

No solo se trata de ver las cosas a través de la pantalla de televisión y de algún gesto en redes, sino de enmendar esas lamentables actitudes de nuestros vecinos, familiares e incluso amigos. Porque es tan vergonzoso hablar de racismo puro y duro en 2020 como una realidad palpable y objetiva. Y no queremos dejar un mundo igual a como era cuando llegamos, si no ¿para qué hemos venido?


Si te ha gustado este artículo puedes echar un vistazo el resto en nuestra sección de opinión.