Logo de The MedizineLogo de The Medizine

“El dilema de las redes» de Netflix: la realidad de tu adicción

Por JD Romero / 15/09/2020
“El dilema de las redes» de Netflix: la realidad de tu adicción

A estas alturas, no hace falta subrayar la importancia de las redes y su penetración en la vida diaria de cientos de millones de personas de todo el mundo. En Netflix iban a darse cuenta tarde o temprano, y de ahí surge «El dilema de las redes«.

Su uso ha facilitado encontrar a personas desaparecidas, a amigos de la infancia e incluso ha podido concienciarnos de la importancia del cambio climático, la lucha contra el racismo, el cuidado de los animales o la necesidad de enfrentarse a la desigualdad social y económica.

Sin embargo, hay una serie de expertos en la materia (nada más y nada menos que antiguos jefazos de las grandes redes) que alertan de una serie de consecuencias devastadoras, que van desde la creación de la generación más depresiva de las últimas décadas a la viralización de las fake news e incluso la instauración de dictaduras en ciertos países.

«El dilema de las redes»: ¿nos hacen realmente libres?

Todo ello -y muchísimo más- es lo que se cuenta en profundidad en «El dilema de las redes sociales», documental estrenado en Netflix y dirigido por Jeff Orlowski, realizador tras los geniales «En busca del coral» y «Chasing Ice».

En la película, vemos a una serie de exdirectivos de grandes redes sociales (léase Facebook, Twitter, Instagram o Pinterest) preocupados sobremanera por el efecto negativo de las mismas y por el negro futuro que tenemos si seguimos enganchados a ellas.

Y es que nada es casual. Ellos mismos nos explican cómo está todo programado para que te vuelvas adicto: analizan las imágenes, fotos, vídeos y artículos en las que te paras más segundos, las personas a las que dedicas más tiempo, tu postura política y un larguísimo etcétera, hasta el punto que cada red te estimula de una manera u otra dependiendo del momento emocional o personal en el que estés.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

De esa manera, las propias redes van enseñándote más de aquello que te llama la atención, para que te quedes cada vez más tiempo y para que compres, votes o pienses como quieran las personas que han decidido subir ese material audiovisual. Y es ahí donde surge ese gran dilema del que habla la cinta: ¿cómo somos de libres si las redes son capaces de llevarnos de un punto A al punto B (o C) mientras creemos que es una decisión nuestra propia y personal?

Esa es una de las grandes disyuntivas que plantea el documental. El hecho de cómo las redes sociales son capaces de hacer que la gente apoye dictaduras, teorías de la conspiración y muchísimas otras cuestiones mientras pensamos que somos libres y decidimos por nosotros mismos.

Un documental tan necesario… Como terrorífico por lo que plantea

Por si fuese poco, se plantea el tema de la depresión. Como toda una generación (que llegados a este punto podrían ser varias) busca su felicidad en likes, comments y un tipo de feedback tan vacío que no solo los vuelve adictos, sino absolutamente infelices.

Aún así, vuelven -volvemos- a ello una y otra vez, como si no hubiese otras maneras más lógicas y tangibles en las que encontrar la dicha.

«El dilema de las redes» es un documental fácil, accesible y a su vez terroríficamente necesario. Una película que nos hará replantearnos el tiempo que le dedicamos a las redes, al móvil, e incluso si de veras el pensamiento que tienes ahora en tu cabeza (sea cual sea) es realmente tuyo o alguien ha pagado para que lo tengas.


En otro orden de cosas, la semana pasada perdimos al icónico Joya Mayúscula, al que recordamos en este artículo.