Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Evolución del rap en España: hablemos de Urano Players

Por Juan Villain / 21/02/2021
Evolución del rap en España: hablemos de Urano Players

En un intento desesperado, un naufrago lanza, desde una isla desierta, una botella con un mensaje de auxilio a la inmensidad del océano. Por otro lado, la NASA envía al espacio en 1977 dos sondas, bajo el nombre de Voyager 1 y Voyager 2, cuyo interior esconde, en forma de disco de oro, un arca que almacena gran parte del limitado conocimiento humano adquirido a través de los siglos.

La isla del naufrago flota sobre el océano; la de la humanidad, sobre el espacio. Pero su objetivo, al lanzar la botella y las sondas, es el mismo: sumergirse en el nebuloso mundo de las probabilidades con la esperanza de que otra forma de vida inteligente los encuentre. No podemos saber si la botella del naufrago llegó a su destino, pero es de conocimiento público que la Voyager 2 pasó por Urano en 1986.

Y mientras aquella sonda se desplazaba silenciosa a través de los confines de nuestro Sistema Solar, seis humanos nacían en la Tierra. Sincronías del universo, las vidas de estos seis individuos se cruzarían para crear Urano Players, grupo capital del rap español que en 2009 lanzaría «Voyager Rock’s», un álbum que cambiaría irremediablemente el juego.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Urano Players: la nave despega

En algún momento de su brillante vida, Carl Sagan dijo: «El estudio del universo es un viaje al autodescubrimiento». Eso mismo es lo que hicieron Erik Urano, Miguel Grimaldo, Edu Omega, akaQvmore, Zar1 y Dj Porre en ‘Voyager Rock’s’.

Utilizando otra cita, en esta ocasión de Hermes Trimegisto, quizás se entienda mejor: «Como es arriba, es abajo». Es decir, Urano Players usaban lo macroscópico para hablar de lo microscópico, lo cósmico para hablar de lo cotidiano. Lo mismo que ocurre arriba ocurre aquí abajo, salvo que en otra escala. El orden (incierto) dentro del caos incontrolable.

Sus letras dieron un vuelco absoluto al panorama. Hasta entonces nadie había utilizado aquellas referencias, aquellos códigos. Los vallisoletanos abrieron una nueva veta mineral en el lenguaje, exploraron un campo semántico prácticamente virgen, creando así un corpus de metáforas inéditas e impensables.

La producción del disco es un tema aparte. Sus beats, compuestos por Zar 1, DJ Porre, akaQvmore, Niño, K y el propio Miguel Grimaldo, son, nunca mejor dicho, de otra galaxia. Su sonido se sostiene sobre una galaxia de sintetizadores precisos y brillantes que huyen del uso de los clásicos samples de soul, R&B o funk. Nos recuerdan a aquella electrónica robótica de Krafwerk o Jean Michel Jarre, pero también a la música en 8-bit de la Atari o la SNES.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Rap gélido como el espacio

Cuando «Voyager Rock’s» vio la luz en 2009 una parte del público tachó al disco de «frío» o «monótono». Recuerdo que en mi círculo de amigos el álbum no cayó en gracia. «Tío, parecen robots», «las bases son inexpresivas». Pero, ¿cómo iba a sonar sino un disco con este concepto? Así es como tenía que sonar, gélido como el espacio, imperturbable, como la sonda Voyager 2 atravesando los límites del Sistema Solar. No podía ser de otra manera.

Pero no me voy a colgar medallas: cuando «Voyager Rock’s» salió, no me gustó. O, mejor dicho, no lo entendí. Lógicamente nunca había escuchado algo así y, la verdad, tampoco quería escuchar algo así.

Sin embargo, tarde o temprano, todo ser humano siente dentro de sí el horror cósmico, ese vértigo que te congela, que te entra por los pies y se aloja para siempre en tu cabeza, al comprender cual es tu tamaño, tu importancia dentro del orden del universo. Partículas de arena dentro del gran desierto cósmico.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Fue entonces, al sentir ese terror, cuando volví a «Voyager Rock’s». De repente algo hizo click y nunca más se desconectó. Algo así le debió de pasar al rap español con la ópera prima de Urano Players. Tanto que hoy en día es un disco de culto, imprescindible en cualquier lista de lo mejor del rap en nuestro país.

Solo nos queda dar las gracias por tanto a los tripulantes de la nave, porque con tan solo un álbum —sin contar los proyectos individuales de sus miembros— consiguieron reescribir la historia de nuestra escena.


Y no te pierdas nuestro último artículo de «Evolución del rap en España» sobre Ziontifik.