Logo de The MedizineLogo de The Medizine

3 razones para volver a ver “Friday” de Ice Cube y DJ Pooh

Por JD Romero / 04/01/2020
3 razones para volver a ver “Friday” de Ice Cube y DJ Pooh

Imagínate que dos iconos de la costa oeste (Ice Cube y DJ Pooh) escriben una película, y que ese film lo dirige un icono de las ghetto movies como F. Gary Gray.

Pues estás de enhorabuena, esa película existe y es un clásico de las películas sobre el barrio llamada «Friday» («Todo en un viernes» aquí en España). Aunque suponemos que todo eso ya lo sabías.

La película, sin tener absolutamente ninguna pretensión, rápidamente se convirtió en un clásico. Y es que la cinta de 1995 lo tenía todo y sin necesitar nada más que las ganas de entretener, y vaya si lo hace.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Un día completo en la vida de dos amigos del ghetto de Los Ángeles que empieza rutinario y termina -casi- de modo catastrófico, como suele suceder en este tipo de barrios del país de los cincuenta estados.

Un viernes que da lugar a todo lo imaginable

La cinta tiene secuelas (y una más que está por venir, si Chris Tucker acaba por aceptar) pero nos quedamos con la primera. Un film que va sobre seguro y que nunca falla si lo ves con el grupo de amigos adecuado, por eso ha aguantado el paso del tiempo y se ha establecido como pequeño clásico del género.

Por eso hoy en The Medizine te damos tres razones para buscar «Friday» en tu plataforma habitual y disfrutar de ella.

Si ya la has visto (cosa que imaginamos) verás cómo revisitarla la hace aún mejor, y si no la has disfrutado aún en el fondo te envidiamos, por poder vivirla de cero por primera vez.

1. El carisma del dúo protagonista

Las diferencias físicas y de personalidad en la película hacen que estos dos sean el team perfecto.

La seriedad de uno y la espontaneidad y nerviosismo del segundo convierten a Friday en un gran ejemplo de tandem protagonista bien llevado.

2. Un historia sencilla pero efectiva

Puede que la película sea de todo menos ostentosa y pretenciosa, pero eso no quiere decir que no funcione a la perfección.

Un guión básico pero efectivo en el que la historia y los personajes van evolucionando hasta el consabido climax. Algunas veces menos (pero bien) es más.

3. Todo en un viernes

La idea de que todo suceda en un día y a su vez ocurran tantas cosas es tan original como bien llevado.

Una historia acotada temporalmente desde el mismo título y que sin embargo se permite tantas cosas, tantos personajes y tantas situaciones que aun recordamos.


También es una comedia el beef entre 50 Cent y French Montana.