Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Kosta Koufos, el ladrón de gaunte blanco de calzoncillos en la NBA

Por Erwin Landázuri / 26/02/2017
Kosta Koufos, el ladrón de gaunte blanco de calzoncillos en la NBA

Robar calzoncillos no suena a una práctica muy habitual, ¿no? Pues resulta que esto está ocurriendo en el vestuario de los Sacramento Kings de la NBA. Los Kings recientemente traspasaron a DeMarcus Cousins, su gran estrella y mayor valor deportivo durante el último lustro, lo que ha propiciado que muchos fans se olviden del equipo lo que queda de temporada. Sin embargo, los de California han vuelto a saltar a la palestra por esta divertida anécdota que protagoniza Kosta Koufos.

Buddy Hield, uno de los jugadores que llegó a la franquicia en el traspaso de Cousins, no tuvo suficiente con tener que cruzar todo el país para unirse a su nuevo equipo que el pasado viernes, tras un entrenamiento, descubrió que alguien había cogido su ropa interior. Lo que en principio pareció una típica broma de novato -Hield está en su primer año en la liga- pronto se descubrió que no era exactamente así.

Bienvenido a la torre de los Kings. El bandido del vestuario que roba calzoncillos ataca otra vez. La víctima de esta noche: Buddy Hield. Sí, esto es real.

Así desveló el periodista Sean Cunningham el hecho de que esta situación lleva un tiempo pasando. En un principio, la identidad del ladrón era desconocida, pero Buddy tuvo la oportunidad de identificarle y luego compartió el secreto con algunos periodistas en una entrevista post-entrenamiento.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Kosta Koufos, uno de los pívots suplentes, resultó ser el culpable. Pronto otros compañeros le señalaron reconociendo que también habían sido víctimas del griego. En un vestuario de multimillonarios en el que podría coger cualquier tipo de joya o reloj para asustar a sus compañeros, parece que el bueno de Kosta prefiere optar por esconder calzoncillos. Cuanto menos resulta curioso.

Kosta Koufos

Sea como sea, al menos la historia tuvo un final feliz, pues Buddy Hield pudo recuperar su ropa interior. De aquí en adelante, mejor que se lleve unos calzoncillos extra por si Kostas «el ladrón» ataca de nuevo.