Logo de The MedizineLogo de The Medizine

La Verdad duele

Por Sergio Rabinal / 18/05/2015
La Verdad duele

La RAE define la verdad como «expresión clara, sin rebozo ni lisonja, con que a alguien se le corrige o reprende», esta definición es tajante y directa, no atiende a apelaciones ya que se trata de lo veraz. La verdad no siempre nos es dulce, hay quien dice que es amarga y de que ella se aprende. Muchas veces cuando creemos estar viviendo en la verdad, falsamente participamos en una realidad falsa, engañados por una errónea verdad.

En la madrugada de ayer, Paul Pierce sintió en sus propias carnes lo que comentaba anteriormente, la crueldad de la verdad. Ese falso momento de euforia en el que todo parece ser verídico y todavía hay esperanzas para imponerse.

Pongámonos en situación. Game 6 que enfrenta a los Atlanta Hawks, flamantes campeones de la liga regular en la Conferencia Este y a los Washington Wizards, que vienen de derrotar a los Raptors. Atlanta lidera la serie por 3 a 2 y el partido está 94 a 91 para los de Georgia a falta de apenas 6.4 segundos con balón para Washington. John Wall recibe y tras zafarse de varios defensores hace llegar el balón a Paul Pierce que tras realizar un tiro casi imposible cayéndose y sobre una pierna consigue anotarlo. La euforia colapsa el Verizon Center. The Truth lo ha vuelto a conseguir, ha metido el tiro para mantener vivos a los suyos.  Pero ese entusiasmo perduraría apenas unos instantes, hasta que los árbitros revisaron la repetición y concluyeron que le faltó una décima a Pierce.

Pierce fue sacado sin piedad de un sueño que muy posiblemente habría dado una bocanada de aire a los Wizards para poder forzar el séptimo encuentro y quien sabe si poder ganar la eliminatoria. Durante el Game 3, nuestro héroe realizó otra noche mágica y que le define a la perfección. Con el balón en sus manos, el juego giraba en torno a él. Balón al poste alto, comienza a fintar, revisa su alrededor, echa el balón al suelo, tres defensores saltan hacia él y entonces… Pierce anota un fade-away para ganar el partido.

Periodista: Did you call bank?

Paul Pierce: I called game.

Esta eliminatoria ha sido apasionante y muy vibrante, marcada por la presencia del californiano que ha definido a la perfección su juego y personalidad características. La pregunta es, ¿ha sido el final de Pierce? Analicemos las opciones de las que dispone Pierce, la primera sería hacer efectiva su player-option por la que jugaría un año más y cobraría 5.5 Millones de dólares; una segunda opción sería decir adiós a la NBA y partir con rumbo a Europa como en más de una ocasión ha comentado; por último y más doloroso, la retirada, el adiós a una leyenda.

“Estas temporadas son cada vez más difíciles según vas cumpliendo años, los veranos son cada vez más duros cuando quieres volver a estar en forma. Tengo 37 años. Estoy entre los dos o tres mas veteranos de la liga”

A lo largo de los años hemos visto como Paul Pierce ha ido alargando su leyenda y rompiendo metas. Junto a Doc Rivers en los Celtics marcó una época para el baloncesto moderno que pocos olvidarán. Anotador demoledor, impasible y frío en los momentos finales y por supuesto un líder indiscutible, ‘The Truth‘ engrosa la lista de excelentísimos jugadores que carecen de un MVP.

El guerrero que siempre tuvo como espada la verdad debe enfundarla a la espera de un final que todavía no se ha esclarecido puesto que ni el propio luchador sabe si ese lanzamiento fue el final de su carrera. De darse el caso, el guerrero murió de pie e imponiendo la verdad hasta el final. Y es que, la verdad duele.