Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Los mejores discos de la historia de Def Jam Records

Por JD Romero / 07/12/2020
Los mejores discos de la historia de Def Jam Records

Fundada a mediados de los ochenta por los legendarios Rick Rubin y Russell Simmons, hablar de Def Jam no es solo hablar de la historia del rap, sino también de un sello con una especial exquisitez por los artistas que contrataba y por el modo en que era capaz de lanzarlos al mercado. Por ello no solo nos han brindado gran parte de lo mejor de la historia del hip hop, también fueron pioneros y revolucionarios en temas como el marketing y la comunicación.

Los discos de Def Jam que hicieron del sello un must

Rubin se centraba más en la producción y Simmons en las labores más empresariales (no en vano es uno de los hombres de negocios más conocidos de Estados Unidos) hasta el punto de que -muy probablemente- sean el sello de referencia si hablamos de la historia del rap en términos generales.

Def Jam Recordings comprendía a la perfección (cosa que otros como Diddy llevaron un paso más allá) eso de tener un pie en las calles y otro en la radio, la prensa, la televisión y las listas de ventas. Aun así, no les temblaba el pulso a la hora de contratar a artistas tan reales y honestos como Method Man, Redman, Ghostface Killah o DMX.

Es complicado elegir los mejores álbumes de una compañía que ha editado tanta calidad, aunque podría ser algo muy parecido a esto:

Beastie Boys – ‘Licensed to Ill’ (1986)

No era el primer L.P. que mezclaba hip hop y rock pero si el primero en hacerlo realmente bien… y las listas de ventas así lo agradecieron.

Un absoluto clásico cuyo lugar está en la historia para siempre.

Slayer – ‘Reign in Blood’ (1986)

Sabemos que Rick Rubin es uno de los más grandes genios de la historia de la producción y aquí lo demostraba haciéndose cargo (ni más ni menos) que de un álbum de trash metal. También es la prueba de que en Def Jam cabían más cosas que hip hop y R&B.

Public Enemy – «It Takes a Nation of Millions to Hold Us Back» (1988)

Samples de James Brown y otros talentos del funk para que Chuck D, Flavor Flav y compañía utilizaran el rap para mucho más que un simple entretenimiento.

Críticas sociales, letras explícitas y revolución en el mejor álbum de un grupo legendario.

EPMD – ‘Business As Usual’ (1990)

Aunque era el tercer disco del dúo, si era el primero bajo Def Jam. El grupo declaró la guerra en el mundo de la competición (de rap, claro está) y con sus samples y bajos de funk realizaron un álbum que aun sigue siendo tan fresco como potente.

LL Cool J – ‘Mama Said Knock You Out’ (1990)

Cool J había sido fuertemente criticado por haber cruzado la linea (aunque siempre se movería por esos lares) de la comercialidad. De ese modo volvía de un modo más real, más auténtico y más callejero en el que puede que sea su mejor disco.

Method Man – ‘Tical’ (1994)

El «líder» de Wu-Tang Clan debutaba con un álbum tan complejo y extraño musicalmente como interesante.

Con unos beats de RZA que se mueven entre la zona de confort del productor y otros nuevos caminos, Meth demostraba que es capaz de dar el máximo nivel bajo cualquier sonido. ‘Tical’ es sin duda el mejor disco en solitario de Method Man, y con diferencia.

Redman – ‘Muddy Waters’ (1996)

Vacile, marihuana, chicas y competición en la frescura hecha álbum de rap. En ‘Muddy Waters’, Redman juega con los beats de funk y soul para darnos su mejor LP. Un disco que aun a día de hoy sigue siendo tan espontáneo como fascinante.

DMX – «It’s Dark and Hell Is Hot» (1998)

DMX y los Ruff Ryders llegaron a finales de los noventa para hacerse con una gran tajada del juego. Los beats oscuros (que mezclaban samples y sintes) de Swizz Beatz y la voz y el tono de DMX hicieron que «It’s Dark and Hell Is Hot» vendiera más de cinco millones de discos.

Sigue siendo tan extraño como notable.

Slick Rick – ‘The Art of Storytelling’ (1999)

Es llamativo que un completo veterano del rap como Slick Rick sacara -muy posiblemente- su mejor álbum en 1999.

Su voz suave se mueve por los magníficos beats en un disco que no podía llamarse de otro modo. Para eso Rick es el rey narrando historias.

JAY-Z – ‘The Blueprint’ (2001)

Con la producción de un novato Kanye West y otros más veteranos como Just Blaze, el señor Shawn Carter entregaba en 2001 uno de los mejores álbumes de su carrera, lo cual no es decir poco.

Samples de soul, beefs y las habilidades de Jay en el álbum que redefinió el juego a comienzos de los 2000.

Ghostface Killah – ‘The Pretty Toney Album’ (2004)

No es el mejor álbum de Ghostface Killah (ese título pertenece a «Ironman»), pero si es el mejor bajo el sello Def Jam.

Soul, funk, slow jams, beats agridulces, amor, calles y todo lo mejor de Ghost comprimido en un L.P. cuya portada ya expresa la creatividad y la falta de límites creativos de un artista irrepetible.

Kanye West – ‘My Beautiful Dark Twisted Fantasy’ (2010)

Aunque (como todo en la vida) es discutible, ‘My Beautiful Dark Twisted Fantasy’ puede ser el mejor álbum de Kanye West. El de Chicago explora nuevos y más complejos lares (le ayudan otros como RZA) en un disco magnífico y revolucionario que algún día tendrá su reconocimiento en la historia más allá del género rap.

¿Qué otros discos de Def Jam te han venido a la mente?