Logo de The MedizineLogo de The Medizine

¿Cuál es la mejor película de Quentin Tarantino hasta el momento?

Por JD Romero / 22/06/2020
¿Cuál es la mejor película de Quentin Tarantino hasta el momento?

Preguntarse cuál es la mejor película de Quentin Tarantino (Knoxville, 1963), que se ha hecho un nombre en la industria del cine en base a reciclar ideas y géneros normalmente denostados por los más puristas (Giallo, Spaghetti Western, Kung Fu, Manga…) y convertirlos en cine de la máxima calidad, es meterse en toda una odisea.

Digamos que él coge esas ideas de su adolescencia en el videoclub -lugar donde trabajaba- y las pasa por un filtro de dirección impecable, diálogos muy mejorados, buena selección musical y unos personajes amplificados. Y el resultado es la sensación de estar viendo un cine tan auténtico y genuino como divertido y de calidad.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Ya demostró con «Reservoir Dogs» como solo necesitaba una nave industrial, un poco de sangre y unos cuantos actores bien dirigidos y con buenos diálogos… menos es más cuando se tiene talento, y la película sigue funcionando como el primer día.

Pero no fue hasta «Pulp Fiction» (dos años después) que el público se rindió a sus pies con esta especie de deconstrucción de varias historias que a su vez forman una sola. Cada segundo de metraje es tan bueno en ella que sería casi injusto destacarla por secciones. Un todo magistral a la que solemos volver cada año.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Con «Jackie Brown» demostró que es capaz de hacer un cine más comedido con influencias de la blaxploitation, quizás mucha gente no la valoró lo suficiente por esperar algo más explosivo… aunque la cinta es igualmente magnífica si aceptamos que nuestras espectatívas nos nublan.

Luego nos entregó las dos partes de «Kill Bill», dos cintas en que la gente suele ver solo artes marciales y tiene tanto, bebe de tantos lugares y son tan ricas que pueden significar de ejemplo máximo de todas las cosas que coexisten en el cine de Tarantino. Entretenimiento ecléctico y sangriento para un director que ya no tenía miedo de nada.

Hay mucho más que Kung Fu en «Kill Bill» (1 y 2)

En 2007 llegaría «Death Proof», una valiente versión de «Punto límite cero» (1971) con un magnífico toque feminista. Una cinta divertida y entretenida, que se toma sus tiempos e incluso tiene tiempo para descubrir nuevos recursos (el del color). El casting tampoco podía ser mejor. Dos años después volvería con «Malditos bastardos», una cinta eficiente y con muchos valores a destacar pero que quizás se desinfla con los visionados. Inconmensurable la escena del vaso de leche con Christoph Waltz.

Con «Django desencadenado» servidor tuvo sentimientos encontrados. Un buen western contra el racismo, con grandes diálogos, personajes y escenas, pero por el nombre muchos esperábamos ese homenaje definitivo al Spaghetti western, del que solo toma algunas cosas. Aun así funciona a todos los niveles y sobre todo como historia de vendettas personales al máximo nivel.

Difícil ponerse de acuerdo sobre cuál es la mejor película de Tarantino

Y se siguió quedando en el género western (al menos en contexto) para «Los odiosos ocho». Una historia de suspense e intriga ambientada en una cabaña en el frío oeste que solo podría firmar un genio del cine. Aun siendo menos efectista, mejora a su predecesora.

Llegamos hasta «Érase una vez en Hollywood», una película que parece haber desatado pasiones y odios a partes iguales. Y es que de nuevo entran las espectativas y la imagen que uno se forma previamente de lo que quiere ver. Si uno se deja llevar, la cinta protagonizada por Di Caprio y Pitt es un magnífico homenaje a un cine extinto y artesano llevado a cabo por amantes de la industria. Como era de esperar, al final da justo lo que todos esperan, pero no es eso lo importante. Magnífica.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Es difícil elegir una mejor película de Tarantino. Primero porque los gustos son subjetivos y segundo porque todas se nutren de las mismas influencias pero no en las mismas cantidades, y ahí ya entran las pasiones de cada uno.

Aun así, su filmografía completa es tan interesante (incluso su mitad de dirección en «Abierto hasta el amanecer») que quizás no debemos destacar o denostar ninguna, sino verlas todas, cada una en el momento que nos apetezca y cada una con el interés y la pasión que se merecen.