Logo de The MedizineLogo de The Medizine

La policía de Nueva York busca al camello de Michael K. Williams

Por JD Romero / 09/09/2021
La policía de Nueva York busca al camello de Michael K. Williams

Como saben, hace solo unos días que el sobrino del reputado actor Michael K. Williams (leyenda de las series por su papel en «The Wire», aunque también por muchas otras) lo encontraba muerto en su apartamento de Brooklyn. Poco después llegaba la policía y encontraba parafernalia para el uso de drogas, con lo que -lógicamente- se barajaba la hipótesis de una sobredosis.

Tal como salió la noticia, el mundo entero lloraba la noticia de Williams. De alguna manera, se había ido para siempre Omar Little, uno de los personajes mejor trazados, desarrollados e interpretados de la historia de las series. Y es que no hace falta decir la importancia de la serie de David Simon para HBO, por muchos años que hayan pasado desde su estreno.

La policía intenta dar con la persona que le vendió las drogas a Michael K. Williams

Pues bien, la policía de Nueva York ha abierto una investigación criminal debido a la muerte del afamado intérprete. En ella, y tal como informan medios como TMZ , están buscando a la persona que le vendió las drogas. Este dato parece confirmar la sobredosis como causa del fallecimiento de Williams, aunque aún no está confirmado.

Tal como detallaba el New York Post, se habían encontrado drogas en el apartamento de Michael K. Williams, aparte de parafernalia para su consumición. La cuestión es que el resultado del test toxicológico no estará disponible hasta dentro de unas semanas.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Lo triste del final de Williams es que siempre reconoció sus problemas con las drogas y el alcohol. Hay entrevistas de hace años donde ya explica que gastó todo lo que ganó en «The Wire» en drogas, que era consciente de que estaba jugando con fuego y que era cuestión de tiempo que acabase muerto.

Por muy duro que sea para sus fans, lo cierto es que el actor tenía razón. Su muerte hace solo unos días prueba tres cosas: la primera que sí que tenía razón en su problema con las drogas, la segunda que era un tipo sincero en un ambiente (el de las series y el de Hollywood) donde nadie dice la verdad, y la tercera que los amantes de las series vamos a echarlo mucho, mucho de menos.