Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Repasamos los motivos por los que deberías volver a ver «Sin City»

Por JD Romero / 08/08/2020
Repasamos los motivos por los que deberías volver a ver «Sin City»

Aunque con el boom de las adaptaciones de Marvel y DC Comics al universo del celuloide ahora nos pueda parecer lo más fácil del mundo, lo cierto es que trasladar un cómic al cine es de todo menos sencillo. Y más aún cuando se trata de una obra tan oscura, personal y compleja como «Sin City», de Frank Miller.

Los fans de esta genialidad sabrán a qué me refiero. Ya sabemos que Miller es un amante del cine negro (aparte de los samuráis, las venganzas, los personajes solitarios, los ninjas y las calles mugrientas) y quiso hacer su propia novela del género con «Sin City», aunque como era de esperar, bebió de muchos más lugares para su novela gráfica.

El cómic llevaría el nombre de la ciudad (abreviatura de Basin City) porque sería ella la verdadera protagonista de la historia, ya que en cada entrega el personaje sería principal.

«Sin City»: un cómic tan oscuro como genial

Y así, en primera persona y en (principalmente) blanco y negro -o negro y blanco- Miller presentaba en el año ’91 una de sus series de historietas más personales, introspectivas, creativas e intrigantes.

De hecho, «Sin City» llegaba en un momento en que algunos fans del cómic decían que Miller empezaba a repetirse, no hace falta decir que esta creación les calló la boca por un tiempo. Aunque el artista no trabajó en infinidad de historias sobre la mugrienta y corrupta ciudad, lo cierto es que tuvieron calado suficiente como para que -llegado el momento exacto- se acabaran adaptando al cine.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Y el encargado no podía ser otro que un ecléctico Robert Rodriguez, que encontraba en «Sin City» justo el tipo de universo (y las palabrotas y violencia) que le gusta y con el que se siente más que cómodo.

En 2005 se estrenaba la primera de las películas en la que además contaba con la ayuda en la dirección del propio Miller y de Quentin Tarantino. Menudo trío de ases.

¿Por qué ver la adaptación de Rodríguez de «Sin City»?

Hay grandísimas adaptaciones de cómics complejos («Watchmen» o «300», por ejemplo), pero muy probablemente «Sin City» (y su ignorada pero también notable secuela) se lleven la palma.

El film de Rodriguez nos transporta directamente a la sucia ciudad hasta el punto en que llegado un momento no sabemos si tenemos delante el cómic o si seguimos con una película. Casi podemos oler el papel y la tinta en la cinta.

Si la adaptación era perfecta a nivel técnico (dirección, fotografía, efectos digitales, música, sonido…) tampoco le hizo ningún daño contar con con un plantel de actores tan histórico como bien elegido para los personajes que debían interpretar. Mickey Rourke, Bruce Willis, Clive Owen, Rosario Dawson, Benicio del Toro, Jessica Alba, Elijah Wood, Michael Clarke Duncan (Rip), Josh Hartnett o Michael Madsen son solo algunos de los actores elegidos, de modo que era absolutamente imposible ofrecernos más y mejor.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Una segunda parte con problemas desde sus inicios y estrenada a destiempo (titulada «Una dama por la que matar», cinta que también recomendamos) hizo que de algún modo el mundo olvidara una de las mejores adaptaciones del cómic al celuloide en toda la historia.

Es por ello que hoy venimos a reivindicar «Sin City», un film que a más de quince años de su estreno sigue siendo tan potente, revolucionario y subversivo como aquel día en que la vimos en el cine. Magnífica.


Tampoco puedes perderte «No Limit Chronicles» y aquí te contamos por qué