¿Da lo que promete «Spider-Man: lejos de casa»?

Artículo co-escrito por JD Romero y Leo Galleguillos


Aunque a estas alturas cada uno tiene su favorito/a, Spider-Man puede ser (y quizás con permiso de Superman) el superhéroe más conocido del mundo.

Pero su éxito inicial no se debe a su llamativo traje, el estar balanceándose entre los rascacielos de la ciudad de Nueva York (una imagen ya icónica en nuestra cabeza) o a sus también conocidos súper villanos, sino a ser uno de los primeros personajes de cómic en que la persona era igual o más importantes que el álter ego heroico.

Cuando Stan Lee creó a Spider-Man, hizo que los problemas de Peter Parker con su trabajo como fotógrafo, con sus compañeros del instituto, con las chicas o con su tía May fueran tan relevantes como sus eternas luchas contra el mal. Eso hizo que millones de jóvenes de todo el mundo se identificaran y empatizaran mucho más con éete personaje neoyorkino que con la mayoría de superhéroes que había hasta el momento, mucho más planos, tópicos e impersonales.

Un repaso a la historia y evolución de Spider-Man

Y, como no podía ser de otra manera llegaron las incursiones en el cine, que obviando los proyectos con Cannon Films -serie para televisión de bajo presupuesto– y similares, diremos que comenzaron con la magnífica trilogía de Sam Raimi en 2002. Una saga sobresaliente en todos sus aspectos, quizá ensombrecida por alguna que otra escena en una aceptable tercera parte pero genial a grandes rasgos como un todo.

A las tres películas del -casi- siempre efectivo Sam Raimi le seguirían dos protagonizadas por Andrew Garfield y dirigidas por Marc Webb, con una primera cinta aceptable (aún con sus cambios innecesarios) y una segunda un poco más infantilizada y con un Electro básico y desaprovechado.

De estos dos filmes nos quedamos con la elección de Emma Stone como Gwen Stacy.

Con un Spider-Man integrado en el universo cinematográfico Marvel encontramos al joven Tom Holland (al que ya pudimos ver en «Civil War») y su primera película propia tuvo todo lo que se esperaba. Aunque quizá con exceso de gadgets en el traje.

«Spider-Man: Homecoming» recuperaba en la distancia la casi perfección de aquellas películas de Raimi, adaptándolas a los nuevos tiempos y al universo grupal del que forma parte y en la cinta todo parece encajar. Un Peter Parker que vuelve a ser creíble, unos amigos más carismáticos, un Michael Keaton notable como siempre y una tía May un poco sorprendente, interpretada por Marisa Tomei.

Llegaba el día del estreno de «Spider-Man: lejos de casa» (continuación de «Homecoming»), y nuestro hype no podía estar más por las nubes entre lo que habíamos disfrutado de su antecesora y que ahora se unía un peso pesado: Jake Gyllenhaal.

Y las expectativas no pueden haberse visto más satisfechas, «Spider-Man: Lejos de casa» es la película que esperarían todos los que disfrutaron con «Spider-Man Homecoming», y es que es una cinta que casi parece haberse hecho sola o rodada de una vez.

Hecha para el disfrute de los fans de Marvel

De forma muy orgánica y con agilidad, esta película dibuja el nuevo paradigma que se presenta en el mundo tras los sucesos de «Vengadores: Infinity War» y «Vengadores: Endgame», y toma las riendas del MCU para contarnos una nueva aventura del trepamuros en este teórico 2024 donde la gente ya parece habituada a lo extraordinario.

De todas las subfranquicias individuales del MCU, esta saga arácnida es sin duda la que mejor se integra y la que mejor recoge y asume las consecuencias de lo ocurrido a lo largo de diez años de historia cinematográfica de Marvel.

Los guiños y las referencias son constantes y, si bien es cierto que no es un requisito conocer al dedillo las anteriores, só que añaden un plus de disfrute a lo que se gesta aquí. Happy Hogan, Nick Furia, Maria Hill y la presencia eterna de la leyenda de Tony Stark son los invitados de lujo en este capítulo de la historia de un Peter Parker que ve cómo su vida privada y la vida del superhéroe se hace difícil de compatibilizar cuando se espera tanto de él.

Este conflicto es uno de los marcos donde siempre se ha movido el personaje en cualquier medio, y es hacia donde claramente avanza esta saga. Como se podía sospechar en su predecesora, Marvel, que siempre piensa a largo plazo, se ha propuesto que veamos crecer a nuestro superhéroe y que seamos testigos de cómo los cambios de la adolescencia se mezclan con los traumas y las gestas de las que Peter no podrá escapar aunque quisiera.

En esta cinta el encargado de poner en aprietos al trepamuros es nada más y nada menos que un gran Jake Gyllenhaal, que sin ofrecer un alarde de interpretación como nos tiene acostumbrados, demuestra su versatilidad delante de las cámaras echándose a la espalda un Mysterio cargado de dignidad y que ofrece espectáculo visual y situaciones poco vistas en el MCU.

No sabría decir si Mysterio entraría en el Olimpo de villanos de este universo, pero no hay duda de que está al servicio de la aventura y de que se presenta como un digno rival que hará subir otro escalón a Spider-Man en su crecimiento personal.

Algunas conclusiones sobre «Spider-Man: lejos de casa»

En lo que se refiere a los aspectos técnicos, creo que la dirección de Jon Watts vuelve a estar correcta sin llegar a destacar sobremanera; sin embargo, habría que romper una lanza a su favor cuando no encontramos mácula en ninguna de las escenas que rueda, refiriéndonos sobre todo a las escenas de acción donde naturalmente tenemos la mayoría el ojo puesto.

El ritmo de construcción de la película podría ser un punto de flaqueza para muchos, pero esta localización de piezas en su primera mitad también da sentido y fuerza a la explosión final. Así que, en lo particular, creo que consigue sus objetivos, que son principalmente llegar a cotas de emoción y aunar equilibradamente la comedia juvenil y cine de aventuras superheroico.

En esta empresa la banda sonora de Michael Giacchino está especialmente sobresaliente, manteniendo el leitmotiv de «Spider-Man: Homecoming» y sacándole todo el provecho que se puede al estilo clásico del género, algo que nos recuerda para bien al pasado.

A grandes rasgos, no estamos ante una película que llevaríamos al top de las películas del MCU, hoy por hoy abarrotado por los grandes eventos y los grandes aciertos de la franquicia.

Pero sí, estamos ante un divertimento absoluto que bien vale el dinero de la entrada y puede ser una delicatessen para los fans del personaje que entiendan bien su relación con este universo y no busquen solamente imponer la plantilla de las viñetas a un mundo que bien hace en dejar crecer de forma natural a nuestro querido trepamuros, se dirija hacia donde se dirija.

Peter Parker vuelve a aprobar, la tía May puede estar orgullosa.


En otro orden de cosas, aunque de máxima importancia, entérate aquí de todo lo que se sabe hasta el momento sobre la detención de A$AP Rocky en Suecia

1 1562692340 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Ed Sheeran adelanta álbum en 'BLOW' con Bruno Mars y Chris Stapleton
Anterior → Lil Nas X visita la cocina de Gordon Ramsey para crear el panini perfecto