Shakira se sube a la moda del trap “gracias” a Maluma

No cabe duda de que el trap es una de las grandes revoluciones musicales de la última década. En España su boom mediático -si puede llamarse así, puesto que aún queda camino por recorrer hasta que el género empiece a oírse en los grandes canales de música del país- ha llegado de la mano de artistas como PXXR GVNG -ahora Los Santos-, Kidd Keo o Pimp Flaco, entre muchos otros.

Fuera de las fronteras de nuestro país, más concretamente en América del Sur, la revolución del trap se ha vivido mucho más a lo grande. Impulsados por las discográficas que vieron un gran negocio en este género, artistas como Bad Bunny han consolidado sus nombres como referentes de la música latina gracias a bangers que arrasan por casi todo el continente. No se consiguen de casualidad casi 400.000 millones de visitas en tus videoclips en Youtube.

El problema para el trap al convertirse en moda es que todo el mundo quiere subirse al carro, y esto en Latinoamérica se ha traducido en que, viendo la gran recepción que el género estaba teniendo por parte del público, los reggaetoneros se han lanzado al trap sin pénsarselo dos veces. Y es que no han dejado títere sin cabeza porque -con mayor o menor éxito- prácticamente todos lo grandes referentes del reggaetón han querido probarse en este nuevo estilo musical: desde Nicky Jam y su ‘El Ganador’, pasando por J Balvin, Daddy Yankee, y el tipo que más estragos está causando como trapero, Maluma.

Oh Dios… ¡No!

La andadura del colombiano en el trap empezó a lo grande con su ‘Cuatro Babys’, una canción que le metió en multitud de conversaciones -ninguna buena- por la historia que contaba en ella. El hecho de que Maluma hablara de sus cuatro amantes y de que podía acostarse con ellas cómo, cuándo y dónde él quisiera no sentó muy bien a muchos grupos feministas en particular -ni al resto del mundo en general.

Más allá de lo mala que era la canción, esto no me importó, porque la mayor preocupación del trap no es precisamente la defensa de los derechos de la mujer. El problema llegó hace unos días cuando Maluma, no contento con su primer intento, estrenó otro tema del mismo género con la colaboración de nada más y nada menos que Shakira. SHAKIRA. Para que me entendáis, la misma mujer que hace un año sonó hasta en las fiestas patronales de la España más profunda con esto, o que hace un par de meses volvió al primer plano con una bachata, sacó este single como parte de su disco ‘El Dorado’:

Aunque pueda parecerlo por las líneas anteriores, no estoy en contra ni de Shakira ni de su nueva canción, pero ¿a nadie le preocupa el hecho de que quizá Maluma haya abierto la caja de Pandora con esto? Seamos claros: si Shakira, que en más de dos décadas en la música lo más cerca que ha estado de la escena del hip hop seguramente haya sido con su ‘Hips Don’t Lie’, puede meterse ahora al trap, entonces cualquiera puede. ¿Y si después de ver esto Romeo Santos decide que es hora de dar un nuevo rumbo a su carrera? ¿O qué tal si fuera Justin Bieber el que decide cambiar de género? (Ahí está acechando, con su remix de ‘Despacito’…)

El trap mola, y el hecho de que artistas de renombre prueben este estilo es un gran aliciente para que el género siga creciendo dentro de la industria musical, pero alguien tiene que parar esto o de aquí a cinco años vamos a ser todos traperos y Cadena 100 va a tener que echar el cierre. Bueno, visto así puede que no sea tan mala idea lo de Romeo Santos y el trap.

Compartir
Tweet
Comentarios

Relacionados