5 razones para volver a ver «Straight Outta Compton»

Aunque tuvo una fantástica campaña de marketing (incluyendo una app para poner el nombre de tu ciudad en el logo de la película), nadie se esperaba el apabullante éxito de crítica y público de «Straight Outta Compton». Sí, mucha gente conocía a la mítica banda, pero antes o después hemos visto biopics de Tupac o Biggie -iconos más conocidos- cuya taquilla ha sido mucho menor. En este caso todo fue como la seda.

Y esto se debe en gran parte a lo más importante: la elección del director. F. Gary Gray (si bien no es David Fincher o Dennis Villeneuve) es un realizador más que solvente que es capaz de echarse a las espaldas un proyecto de esta índole y encontrar el punto perfecto entre conexión con los fans más puros y el cine comercial. No en vano, al fin y al cabo se trata de hacer dinero… si nos ponemos en el lugar de los productores.

Por otro lado, la factura de «Straight Outta Compton» es impecable. Co-producida por Cube Visión (la productora de Ice Cube), en la cinta podemos ver que todo se ha cuidado al detalle; localizaciones, diálogos, vestuario, evolución de los personajes, etc. Una producción notable en un sub-género en el que todo suele ser un poco más de andar por casa.

Y aunque servidor la vio en el estreno, hemos vuelto a comprobar en un revisionado como el film sigue mereciendo completamente la pena, no solo para fans de N.W.A. y del hip hop, sino para cualquier amante del cine en general. Es por ello que hoy os dejamos con cinco razones para volver a ver «Straight Outta Compton».

1. Por la historia

Supervisada por los propios protagonistas, la película cuenta la historia con todo lujo de detalles. Dicen las malas lenguas que suaviza bastante las personalidades de los protagonistas y sus conflictos, pero aun sí nos parece que el guión encaja como un perfecto puzzle.

Además, la cinta tiene un ritmo perfecto, parándose en las individualidaes e instrospecciones de cada uno, pero narrando perfectamente la historia del grupo como tal.

2. Por los actores elegidos

A diferencia de en Wu-Tang American Saga, todos los actores que hacen de los miembros de N.W.A. (incluído Paul Giamatti como Henry Heller) son clavados a la persona real.

Por supuesto, el que más se parece es el prometedor actor O’Shea Jackson Jr., hijo de del propio Ice Cube. Corey Hawkins (que hace de Dr. Dre) o Jason Mitchell (que hace de Eazy-E) no solo actúan bien, también tienen sorprendentes parecidos con quienes representan en la gran pantalla.

3. Por la música

Por supuesto es una de las razones. Aunque la película es notable como tal, el recorrido musical por la trayectoria de la banda y también de las carreras de sus miembros en solitario no podía ser más placentera.

Y es que, como debe ser, las canciones están presentes a lo largo de toda la película, ya sea en el estudio, en las recreaciones de los conciertos o en las grabaciones de los clips musicales.

4. Por el mensaje social

El desarrollo de la historia de la banda a lo largo de los ochenta y los noventa va ligado (como es lógico) a una serie de situaciones de injusticia, pobreza, violencia y necesidades.

El visionado de «Straight Outta Compton» está plagado de detalles (algunos explícitos y otros menos) de lo duro que fue sobrevivir en esos tiempos en aquel lugar.

5. Por la dirección

Cuando el director F. Gary Gray se hizo cargo de «Straight Outta Compton» ya tenía una solvente carrera a sus espaldas, habiendo dirigido Un ciudadano ejemplar, Be Cool, The Italian Job o Negociador (la de Samuel L. Jackson y Kevin Spacey, no la de Eddie Murphy).

Es por ello que no tenía ningún temor ni ninguna duda en el enfoque y ejecución de una cinta que debía contentar a los fans pero también hacer grandes números. Y justo así fue, ni más ni menos.


Puedes ver todas nuestras recomendaciones de series y películas aquí.

1 1581681291 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Justin Bieber lanza por fin 'Changes', que incluye su tema con Travis Scott
Anterior → Shyheim pide perdón a Raekwon por su diss track 12 años tarde