3 canciones de Tupac para cambiar el mundo (Parte 1)

Tal como oíamos decir a Notorious BIG en su notable biopic (dirigido por George Tillman Jr. en 2009), Tupac a veces era un pandillero, a veces un intelectual y a veces un revolucionario. Y pocas veces hemos visto una definición más sencilla pero mejor de la vida del rapero nacido en Nueva York pero famoso por su época en Los Ángeles.

Es cuando prestamos atención a su música -aunque también a sus entrevistas- cuando vemos esos tres Tupacs que conviven en uno mismo y se mezclan entre sí dando lugar a un ser tan curioso como lleno de talento. Y es fácil ver de dónde viene cada una de sus personalidades.

Shakur se comportaba como un»thug» (pandillero) sobre todo a raíz de su fichaje por Death Row Records, en que el artista aprendió a la fuerza que sobrevivir en las calles (y en los negocios discográficos regentados por mafiosos) que había que adoptar una actitud lo más dura posible para seguir adelante. Aunque curiosamente esa actitud chulesca y poco relajada fue la que le llevó a la tumba con menos de veinticinco años.

Mensaje social, revolución y vida de gangsters conviven en la música de Tupac

Y la intelectualidad y el pensamiento revolucionario le vienen de su madre y su padre, especialmente de la primera. Dos panteras negras que educaron al pequeño Tupac en no confiar en el sistema, en utilizar casi cualquier medio para conseguir un fin, en temer al hombre blanco y en el convencimiento de que todo es aun más difícil aun si eres negro en Estados Unidos.

De esa manera, el Tupac más concienciado es posiblemente el más interesante y no podíamos pasarlo por alto. Hoy desde The Medizine nos parece importante destacar tres canciones revolucionarias y con inmenso mensaje para recordar a un artista que era más que un pandillero, por mucho que la prensa estadounidense se centrara únicamente en ese frente.

«Brenda’s Got a Baby» (1991), de las canciones de Tupac más reivindicativas

Un jovencísimo Tupac lanzaba este single sobre una chica muy joven de una familia disfuncional que, embarazada, se ve obligada a lanzarse a la calle. Una canción en la que Tupac se recrea en los detalles de la historia (ese maravilloso storytelling) y da lugar a una de sus canciones más sociales y con mayor mensaje, además de mostrar su inmenso y prematuro talento.

Puede que «Brenda’s Got a Baby» fuese parcialmente anulada por los singles posteriores de la carrera del artista, pero es una muestra nítida de la valía de un artista irrepetible, no solo en su habilidad con la escritura y en su mensaje, sino también en las entonaciones y el modo de rimar.

‘Dear Mama’ (1995), sencillamente inolvidable

Dedicada a su madre (Afeni Shakur), y a la vez a todas las madres que han tenido que pasar por circunstancias parecidas. De nuevo el lado más humano e instrospectivo de Shakur en una canción sencilla y emotiva que nos vuelve a demostrar que el mejor Tupac era el más humano y casi poético.

Considerada otra de las obras maestras del artista, ‘Dear Mama’ es una canción atemporal con un mensaje universal que nos recuerda la inmensa valía de un artista que se fue antes de tiempo.

‘Keep ya Head Up’ (1993), de las canciones más reconocidas de Tupac

Muy probablemente la canción más revolucionaria de la carrera de Tupac. En ‘Keep ya Head Up’, el artista reivindica a la raza negra, a la mujer y el positivismo como modo de salir de cualquier circunstancia, especialmente de la vida en el ghetto y sus visicitudes.

Una letra maravillosa que se funde con una base instrumental irrepetible, dando lugar a una de las mejores canciones de la historia del rap.


Quién sabe si hubiéramos visto a Tupac en el último cumpleaños de Diddy de haber seguido entre nosotros. Sea como sea, te contamos la curiosa anécdota que protagonizó JAY-Z.

1 1576516744 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Lil Xan anuncia que se retira y lo desmiente a las 24 horas
Anterior → Nike desvela como serán las Air Max 98 "Valentine's Day"