Analizamos cómo ‘Circles’ de Mac Miller completa su anterior álbum ‘Swimming’

El recientemente editado álbum ‘Circles’, de Mac Miller completa un concepto comenzado en 2018 con ‘Swimming’. Hablamos de los mejores álbumes del artista, con una visión artística madura, y unas intenciones definidas detrás.

Al juntar los dos álbumes, la frase «nadar en círculos» acude a nuestra mente, lo que nos da una pista de cómo van las cosas en su cabeza, como un pez que va nadando en círculos, muchas veces sin llegar a ninguna parte.

Fue deseo de la familia sacar este álbum adelante. Poco antes de su publicación emitieron un comunicado en instagram comentando este concepto de «nadar en círculos», que comprendía los dos trabajo distintos que mencionamos.

También explican el papel de Jon Brion, el encargado de hacer encajar las piezas de lo que habían estado haciendo juntos al preparar ‘Circles’, reuniendo las conversaciones, grabaciones e ideas en general que han hecho de éste un disco esencial, para darles la forma que se merece.

Mac Miller solía trabajar en varias cosas a la vez, grababa temas y decidía posteriormente dónde iban a caer. En este caso, algunos de los temas que encontramos en ‘Swimming’ son posteriores a ‘Circles’, y según E. Dan, uno de sus productores, tenía muy clara y fijada la idea de ese álbum.

Mac Miller bucea en sus demonios mentales

Parece extraño hablar de él en presente, pero podemos escuchar como Malcolm se abre por dentro, detallando sus viajes mentales en los que plantea su lugar en el mundo, el sentido de la vida y las contradicciones de las relaciones y la sociedad. Muchas veces encontramos ideas en forma de preguntas sin respuesta («¿Por qué tengo que construir algo bonito para después pegarle fuego?»).

Gran parte de estas divagaciones nos muestran a un chico perdido en una ambición muy grande, que lleva a una especie de insatisfacción crónica, como si nada fuera lo suficientemente estimulante.

Si la vida es sueño, nosotros también
Muéstrame algo, muéstrame algo, algo que pueda ver

Las metáforas se reducen dejando paso a letras más explícitas (nooo, no hablamos de explícitas en plan Lil Wayne). Si en ‘Swimming’ encontrábamos el agua como metáfora de la depresión, la ansiedad y las dudas; ahora éstas vienen directamente en escenarios más abstractos, bastante oníricos.

‘Circles’ suena ligero, lentito y muy interesante

Al margen de lo que digan las letras, ‘Circles’ suena increíble. Muy maduro, con una instrumentación interesante, con toques de jazz, soul y pop. Con un ritmo pausado, muy silencioso y tranquilo, pero a la vez con bastantes cambios, lo que le da la riqueza.

Muchas de las canciones las compuso improvisando primero en la guitarra o los teclados, a diferencia del «llegar a un estudio, con la base preparada…», lo que le da un toque personal, sencillito. Que la mayor parte del trabajo haya recaído en una persona, y sin Mac presente, es posible que haya ayudado a hacerlo homogéneo también.

‘Circles’ es sencillo, ligero, suave, los matices que le dan sabor no desentonan. Es ideal para escuchar solo, por la noche, especialmente en momentos de crisis o de bajona. Es triste decirlo, pero es que ‘Circles’ es perfecto para decir adiós a alguien.


Todavía cuesta asimilar la tragedia de la pérdida de Kobe Bryant. Bad Bunny también ha querido ponerle música a la despedida de uno de los más grandes.

1 1580253950 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente ¿Cambiará la NBA su logo por el de la silueta de Kobe Bryant?
Anterior → Aún existen más de 2.000 temas de Juice WRLD inéditos