Logo de The MedizineLogo de The Medizine

4 álbumes que fueron de lo más vendidos sin necesidad de colaboraciones

Por JD Romero / 02/04/2021
4 álbumes que fueron de lo más vendidos sin necesidad de colaboraciones

En el rap nos hemos acostumbrado (nos han acostumbrado, mejor dicho) a que un disco esté repleto de colaboraciones. Al igual que pasa en el marketing y la comunicación, el aderezar un producto con nombres llamativos amplifica el valor del mismo. Es lo que se suele llamar «valor agregado».

¿Por qué es tan raro un álbum de rap sin colaboraciones?

El grupo o el artista se enriquece con el status del/los artistas invitados y viceversa, de modo que se amplifica su valor como producto en el mercado. Es algo que se ha venido haciendo desde los inicios en el rap y que se ha aceptado como algo inherente, aunque forma parte de una estrategia inconsciente pero asentada y más que aceptada.

Por supuesto, aparte de la mejora de la construcción del nombre del rapper o del álbum, también sirve para mejorar la música. Llamar a un emcee en concreto que pueda ir fantásticamente bien sobre el beat elegido solo trae cosas positivas a la canción y al LP.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Pero aunque en nuestra mente estén unidos el buen rap y los featurings y colaboraciones , no siempre ha sido así. O mejor dicho: hay honrosas excepciones de álbumes que no solo recibieron grandes críticas, sino que se hincharon a vender sin lo llamativo del artista invitado para tal o cual tema.

Y para muestra un botón, hoy en The Medizine te dejamos con cuatro discazos que no solo son más que recomendables a nivel musical, sino que lo lograron sin necesidad de llamar absolutamente a nadie aparte del propio artista o el grupo. Comenzamos:

J. Cole – ‘Forest Hills Drive’ (2014)

J Cole entregaba en 2014 uno de los mejores discos de los últimos años y encima lo hacía completamente solo, sin featurings. Además, Cole conseguía ser el primer artista de rap que lo lograba en casi veinticinco años.

‘Forest Hills Drive’ lograba vender casi el doble que sus dos discos anteriores sin necesidad de contar con nadie más. Y, lo más importante, es que el álbum es una completa y absoluta obra maestra del género. De hecho, ojalá pudiéramos disfrutar de más discos así más a menudo.

Beastie Boys – «Paul’s Boutique» (1989)

El legendario grupo de Nueva York (uno de los que consiguió que Def Jam fuera lo que es hoy) consiguió ser super ventas sin contar con ningún artista invitado.

Era finales de los ochenta y Mike D, MCA y AD Rock lograron estar en boca de todos, poner a los críticos y a los fans de su parte y vender millones solo con los tres miembros integrantes. Y es que algunas veces, aunque suene a tópico, menos es más.

Wu-Tang Clan – ‘Enter the Wu-Tang’ (1993)

‘Enter the Wu-Tang’ no es solo el legendario disco de debut de la más exitosa (probablemente) banda de rap de todos los tiempos, sino además uno de los mejores discos de la historia del género. Y eso va a discutirlo poca gente.

Bien es cierto que en el grupo son tantos integrantes (y encima luego se unió Cappadonna, que estaba en prisión durante la grabación del álbum) que tampoco era necesario llamar a más gente. Sea como sea, es un disco histórico y encima puede decir que ha grabado a fuego su sitio sin necesidad de contar con nadie ajeno al grupo. Maravilloso.

LL Cool J – ‘BAD’ (1987)

Ladies Loves Cool James (sí, eso es lo que significa LL Cool J) ha sido capaz de hacerse un nombre a lo largo de las décadas con un compendio perfecto entre saber rapear, unirse a algunos de los nombres más respetados y ser pionero en algunas cosas como hablar de amor y sentimientos en sus letras.

Pero en ‘Bad’ (guiño al álbum del mismo nombre que sacó Michael Jackson también en 1987), Cool James no contaba con absolutamente nadie como colaboradores en el micrófono. Además, el disco vendió nada más y nada menos que tres millones de unidades.

A LL Cool J le bastaba y le sobraba consigo mismo y ‘Bad’ es la fantástica prueba de ello.