Logo de The MedizineLogo de The Medizine

«Días sin lágrimas»: Regina Roman nos arrastra por un mundo de emociones

Por JD Romero / 22/10/2020
«Días sin lágrimas»: Regina Roman nos arrastra por un mundo de emociones

El ser humano es caprichoso por naturaleza, o quizás tiende al equilibrio. A lo largo de la historia hemos visto numerosas obras artísticas (literatura, cine, teatro, canciones…) que narran cómo un hombre o una mujer se enamora de quién no debe, como una especie de atracción fatal e irrefrenable hacia la representación personal de lo prohibido.

Siempre se nos viene a la cabeza «Romeo y Julieta» del eterno Shakespeare, pero hay mil ejemplos más huyendo del manido tópico.

¿Por qué nos atrae lo diametralmente distinto?

Y tiene su lógica, porque como punto de partida es un inicio fascinante que luego ha de ser desarrollado de manera más o menos estimulante.

El caso que hoy nos ocupa es de esos que parte de esa base y construye una historia maravillosa, con ritmo, con personajes bien desarrollados y explícitamente adictivo. Hablamos de «Días sin lágrimas», de esa artista del renacimiento completa y ecléctica que es Regina Roman.

«Días sin lágrimas» (de la colección Mil amores ) es probablemente la obra cumbre (que nos es cualquier cosa) de Roman, la multipremiada abogada, estilista, asesora de imagen, youtuber e «inspiramer», ampliamente reconocida por su escritura, especialmente por sus maravillosamente bien trazados personajes femeninos. Todos sus libros anteriores son fascinantes, pero «Días sin lágrimas» se devora casi inconscientemente.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

La historia detrás de «Días sin lágrimas»

En el libro nos sumergimos en la vida de Carlos Otamendi (heredero de una de las familias más ricas del país) en la España de 1918, como explicábamos al inicio, el protagonista se enamorará ni más ni menos que de una chica que intenta robarle en la Puerta del Sol. De ese casual acontecimiento nacerá la historia de amor más hermosa y explosiva, pero también la más complicada. Además, y por si no fuese suficiente, nos adentraremos en una historia mucho más compleja, misteriosa, rica y ramificada.

Es el gran mérito de Román como autora. «Días sin lágrimas» no se conforma con ser una obra magistral y tremendamente femenina sobre el amor y la pasión, sino que es capaz de ir más allá a todos los niveles. De modo que nos acercamos al libro por el morbo y las llamas del erotismo, pero nos acabamos enganchando a su lectura por mil factores más.

Puede que «Días de lágrimas» sea una de las grandes sorpresas de la temporada. No porque no conociéramos el talento de la autora y su obra, sino porque supera con creces (lo que no era nada fácil) a sus propios libros anteriores. Un must literario con todos los entresijos de la pasión… y la vida.