Logo de The MedizineLogo de The Medizine

La discografía de Kendrick Lamar, ordenada de peor a mejor

Por Sergio Bou / 06/09/2020
La discografía de Kendrick Lamar, ordenada de peor a mejor

Cuando hablamos de Kendrick Lamar, lo hacemos de uno de los mejores raperos de la actualidad, y uno que probablemente haga historia y se sitúe en entre las grandes leyendas una vez culmine su carrera. El mes pasado os hablábamos de los trabajos de A$AP Rocky, y hoy nos toca recordar la sonada discografía de Kendrick Lamar.

Por suerte, aún falta tiempo para que Kendrick se retire, o al menos eso queremos creer, puesto que su discografía es una de las más completas que se pueden encontrar no sólo en el hip-hop, sino en la música en términos generales.

Aprovechando que todavía no vemos en el horizonte el lanzamiento de un nuevo disco suyo, nos hemos decidido a repasar sus álbumes ordenándolos de peor a mejor, siendo todos ellos cuanto menos, notables.

Presentamos y ordenamos la discografía de Kendrick Lamar

5. ‘UNTITLED UNMASTERED’ (2016)

Como siempre, dentro de la genialidad siempre existe algo que se va a situar en último lugar, no hay lugar a dudas. En la completa discografía de K.Dot hay un disco que fue lanzado por sorpresa y que nadie sabía lo que era hasta su lanzamiento. Por la propia concepción y condición del proyecto, es algo que entra dentro de lo normal.

‘Untitled Unmastered’ es un disco que recopila todas aquellas canciones que se quedaron fuera de los discos principales entre 2013 y 2016, durante la creación y grabación de los mismos. Un conjunto de descartes que conforman un proyecto en el que tiene cabida una mayor experimentación y distintas fusiones de géneros.

Los temas no tienen título, sino que están ordenados con números y etiquetados según el día que fueron grabados. Pese a lo que pueda parecer de primeras, el hecho de que un disco así tenga tal calidad como para colarse aquí dice mucho de Kendrick, capaz de superar a muchos artistas con un álbum repleto de descartes.

4. ‘SECTION 80’ (2011)

En el año 2011 el nombre de Kendrick Lamar ya comenzaba a sonar con fuerza gracias a singles como ‘Hiipower’ , en el que mezclaba una letra profunda con un sonido actual, siempre manteniendo la atención de las nuevas generaciones con un flow y cadencia sorprendentes para todo tipo de público.

Precisamente ese equilibrio característico entre la lírica más trabajada y la producción más actualizada comenzó a hacerse palpable en ‘Section 80’, su álbum lanzado hace la friolera de 9 años.

Lo único que le hizo falta fue un disco para llamar la atención de toda una industria, que lo apadrinó desde el principio. Por aquel entonces, contaba con sólo 24 años.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

3. ‘DAMN’ (2017)

Después de haber revolucionado el panorama con su último disco en 2015, Kendrick llevaba ya unos años de carrera con varios trabajos a sus espaldas. Siempre renovándose, la dirección que el de Compton pretendía tomar en esta ocasión era incierta, puesto que todos sus discos se crean alrededor de un concepto, una historia, un todo que da sentido a cada uno de los álbumes.

Para empezar, Lamar optó por unos sonidos y ritmos más contemporáneos, a los que dio su toque característico. Uno nunca puede escuchar un disco de Kendrick solamente una vez, puesto que es muy probable que uno se pierda muchos detalles, referencias, revelaciones o secretos. Hay que ver sus álbumes como un puzzle. Los proyectos van ganando en complejidad poco a poco, a medida que se va descubriendo, leyendo y comprendiendo el significado de cada parte.

Aquí, más que un concepto general, lo que Kendrick hace es crear canciones con una temática definida y las va relacionando entre sí para hacer una historia completa y personal sobre sí mismo.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

2. ‘GOOD KID MAAD CITY’ (2012)

Compton siempre nos ha dado grandes artistas, como son el caso de The Game o Ice Cube, por ejemplo. Siendo un barrio peligroso, con numerosa delincuencia, vandalismo y bandas, sirve como doloroso y crudo aprendizaje, crecimiento e identidad para muchos jóvenes afroamericanos. Unos, por desgracia, se quedan encerrados en esa espiral de violencia y delincuencia, pero otros consiguen superar esa barrera y aprender de ella, como es el caso de Kendrick Lamar.

Y si alguien nos retrató mejor que nadie ese estilo de vida, esa evolución necesaria dentro de esos escenarios, fue Kendrick en ‘Good Kid Maad City’. Porque lo que supo hacer el artista fue recrear las sensaciones que nos produce una película, serie o videojuego y trasladarlo al medio musical. De esa forma, el álbum está plagado de historias, skits, escenas y metáforas que cuentan la historia del joven Lamar desde que era un crío.

La historia de ese chico bueno en una ciudad enferma es un periplo lleno de crudeza y que nos mostró una forma de hacer rap hasta entonces desconocida. A pesar de que pueda parecer un contenido denso, lo que sitúa al artista a la cabeza junto a los más grandes es su capacidad de hacer atractiva la música que lo acompaña, con grandes bases, ritmos y sonidos, que bajo esconden una profundidad pocas veces vista.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

1. ‘TO PIMP A BUTTERFLY’ (2015)

Los años 2014 y 2015 estuvieron protagonizados por episodios raciales en Estados Unidos y por la tensión, revueltas y agitación derivadas correspondientes -y justificadas sobradamente- a los mismos. Además, la llegada de Donald Trump a la presidencia cogió a medio mundo por sorpresa. Era por tanto una época convulsa en lo social y en lo político.

Como todo artista que quiere trascender más allá de lo establecido y busca hacer historia, Kendrick Lamar dio voz a todos esos temas y los recopiló en un solo disco. Y además, lo hizo con un envoltorio musical de primera. Con un montón de músicos que en los títulos no aparecen citados, son gente como Snoop Dogg, Pharrell, Dr.Dre, Killer Mike o Thundercat los que ponen su grano de arena en ‘To Pimp A Butterfly’.

Un trabajo que fusiona géneros como el funk, el hip-hop o el jazz, es un disco que hizo historia por su complejidad, tanto a nivel de composición como a nivel de contenido. Como siempre, existen numerosas conexiones entre temas, y en esta ocasión es algo más palpable que en ninguno de sus trabajos. Cada canción empieza o termina con un pequeño poema sobre Kendrick -pero aplicable a cualquier persona que haya vivido circunstancias similares- al que se le van añadiendo versos con cada nuevo tema, culminando con una aparición final que nos dejó a todos boquiabiertos -y que no queremos desvelar por si alguien desea descubrirlo-.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

¿Coincides en este orden? Si no es así, ¿cuáles crees que son los mejores álbumes de Kendrick Lamar?


No te pierdas el hito de C.Tangana, ser portada de Forbes.