Logo de The MedizineLogo de The Medizine

«Meet The Woo»: ¿Quién es Pop Smoke?

Por The Medizine / 21/07/2020
«Meet The Woo»: ¿Quién es Pop Smoke?

Tal día como ayer, 20 de julio, habría cumplido 21 años Pop Smoke. A principios del presente año conocimos la noticia de su muerte, que vino seguido de un homenaje callejero espontáneo en su barrio de Canarsie.

Este artista consiguió en poco más de un año establecer una escena propia con él a la cabeza y llegar a ser considerado por muchos como el rey de Nueva York.

¿Quién es Pop Smoke y cómo llegó tan alto tan rápido?

Bashar Barakah Jackson nació en Brooklyn, Nueva York, un 20 de julio de 1999. Hijo de madre jamaicana y padre panameño, su historia empieza mal y pronto, cuando a los ocho años fue expulsado por ser sorprendido con una pistola en clase.

A los 13 años recibió una bofetada en la calle, que fue grabada y subida a Internet. Ese hecho le marcó y cambió. De hecho, unos años más tarde pudo vengarse, y se aseguró de grabarlo también, en este vídeo , que enlazamos pero no recomendamos.

Me alegro de que ocurriera de pequeño. […] Me di cuenta de que era hora de espabilar, la vida no es dulce.
Soy un tipo importante, no tolero las faltas de respeto.

Como era buen jugador de baloncesto, consiguió una beca para estudiar en Filadelfia, que se terminó cuando una reyerta le devolvió a su Brooklyn natal. Otros dicen que fue un problema de corazón que le impidió llegar a ser profesional, y le hizo renunciar y dedicarse a la vida de la calle. En cualquier caso, los estudios no eran para él.

Posteriormente se dedicó a hacer dinero de esa manera ilegal que tan acostumbrados estamos a ver: vendiendo droga. Una de las anécdotas más famosas de sus inicios es el hecho de que a los 16 ya conducía un serie 5 (un BMW).

Su vida de gángster continuaba como la de tantos otros, amasando dinero y haciéndose popular en su barrio, Canarsie. Ni siquiera un arresto domiciliario por posesión de armas (no el lío del colegio cuando era pequeño, otro) fue suficiente para apartarlo de la calle.

Para Pop, si eres un chico de barrio solo puedes hacer tres cosas: jugar al baloncesto, vender drogas o rapear. En las dos primeras ya había probado suerte con buenos resultados, pero no fue hasta 2018 cuando empezó con la que aquí nos ocupa.

Todo empezó el día que acompañó a su amigo Jay Gwuapo a grabar unos temas. A Jay le gustaba tanto la droga, que se pasó con ella y no pudo aprovechar la sesión que tenía planeada, en la cual Pop aprovechó la ocasión y tomó el puesto de su amigo para grabar su primer tema ‘MPR’.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Aquí aparece la magia de la historia. La base del tema fue obtenida de YouTube y pertenece a un productor británico llamado 808Melo, el cual se convertiría luego en su productor predilecto y uno de los culpables de que el estilo de Pop Smoke haya volado en Nueva York.

Estamos hablando de la vuelta del drill a EEUU. Dicho subgénero nació en Chicago, pero encontró en el Reino Unido un lugar donde crecer y desarrollarse sobre el grime que venía de antes. El uso de bajos fuertes y elaborados (herencia del grime) junto a cajas y baterías secas y potentes, sentó las bases para un estilo que daba voz a la nueva delincuencia que no para de crecer en los suburbios de Londres.

Conociendo a Pop: ‘Meet The Woo’

Lo primero que salta a la vista al darle al play a un tema de Pop Smoke de cualquiera de sus trabajos es que, dentro del amplio abanico de influencias que utiliza a la hora de componer su música, existe un estilo y una identidad propios.

808 Melo y Pop Smoke trajeron esas bases oscuras, frías y tan afiladas al otro lado del charco, para darle una vuelta americana que aportara el flow que lo haría triunfar. El estilo de Pop Smoke es una especie de Giggs homenajeando a 50 Cent (con quien hay una relación de admiración mutua) e intentando poner voz de ultratumba, o una versión más suave de DMX.

Esos hooks con cierto toque melódico que, unidos a la gravedad de su tono, suenan como si el mismísimo infierno estuviera cantando una canción. Ese estilo de club nocturno que lo mismo te sugiere sacar la pistola y disparar al viento que cerrar los ojos y sentirte uno más de la gang.

La influencia de Pop bebe de una infancia problemática, de la necesidad de sobrevivir un día más a la jungla callejera. Así lo dicen sus letras, que combinan el día a día con la squad y la necesidad de llevar una vida normal pese a todo. En sus propias palabras:

Aquellos que tenían que llevar pistolas al colegio porque no estaban a salvo, pero aun así tenían que asegurarse de conseguir graduarse, para que su madre estuviera orgullosa. Para ellos lo hago.

En mitad de ese cóctel entre armas, violencia, voces de ultratumba y producciones traídas desde el drill más oscuro de UK, llega (en julio de 2019) ‘Meet The Woo’, el primer álbum de estudio de Pop Smoke.

El imperio de 808Melo

Sobre un mar de beats firmados por 808Melo, Pop Smoke comienza a narrar los retales de su vida haciendo un brindis desde lo más profundo de Brooklyn.

No busquéis letras de las que dejan sin respiración, porque ese no es el objetivo de ‘Meet The Who’. Lo importante es dejar la mente en blanco, porque Pop es de esos artistas que te mandan derecho al hospital a curar el dolor de cervicales por mover tanto el cuello.

De ‘Meet The Woo’ salen dos de los principales hits que marcaron la la carrera de Smoke: ‘Welcome To The Party’ y ‘Dior’.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Del primero se pueden discutir mil cosas que entran dentro de los límites de la subjetividad pero, lo que no admite ningún tipo de objeción, es que cumple a la perfección con lo que promete en el título.

‘Welcome To The Party’ es el fruto de una tarde larga en el estudio durante un fin de semana. Si hacéis música o formáis parte de un grupo en el que hay algún artista, es muy probable que hayáis pasado muchas horas muertas en el estudio, ya sea mirando el móvil o planeando cómo prender fuego al club por la noche. Pues bien, tal y como contaba el propio Pop en Genius , en esta ocasión se trata de lo segundo:

I made this in my crib. I made “Welcome to the Party” in my crib. It took like 30 minutes. I’m just chilling with the homeboys, you know, I just wanted to party.

Hice esto en mi guarida. Me llevó unos 30 minutos. Estaba relajándome con mis amigos, ya sabes, tan solo quería ir de fiesta.

El segundo es, sin lugar a dudas, el tema que más vueltas ha dado al mundo por parte de Pop Smoke, y es que ‘Dior’ encarna perfectamente su estilo en tan solo unas líneas. Los paseos en el club, las críticas a esa gente que demuestra falso amor por redes sociales hacia su música, ya sabéis… ningún invento, nada nuevo bajo el sol pero, a pesar de todo, extrañamente pegadizo.

El éxito agridulce de ‘Meet The Woo 2’

La verdad, siendo totalmente sinceros, la primera parte de ‘Meet The Who’, no fue un éxito del todo. La voz agresiva acompañada de los estilos más drill de UK no ofrecían nada nuevo para el oído del panorama internacional.

De hecho, el drill ya había explotado con fuerza en Chicago, con su propia temática y estilo a la hora de rapear -echadle un ojo a Chief Keef o Lil Durk si queréis saber de drill norteamericano-.

Pero bueno, ahí se plantó Pop Smoke, con ganas de convertirse en el rey de Brooklyn. El empeño y el esfuerzo también son parte importante de la carrera de un artista y, claro, todavía teníamos que seguir conociendo a Woo. Así fue como llegó ‘Meet The Woo 2’, la confirmación de Smoke como artista.

La redención de Pop Smoke

Si bien la primera parte de ‘Meet The Woo’ no contó con mucho respaldo en forma de reproducciones -teniendo en cuenta que es un estilo muy complicado de escuchar así de primeras, no es de extrañar-, la segunda ya fue otro cantar.

En esta ocasión, las producciones de 808Melo se mantienen, pero se pierde ese aura de exclusividad de producir a Pop la práctica totalidad del tracklist. De todo un listado de temas en el que se dejan ver artistas como A Boogie Wit Da Hoodie, Quavo o Lil Tjay, quizá lo que más se puede destacar de todo es un tema en solitario llamado ‘Element’.

El rollo gangsta, durante los últimos años, había quedado diluido entre peinados de colores y Soundcloud rappers. De hecho, daba incluso la sensación de que la música urbana jamás volvería a traer el estilo de décadas pasadas al presente. Hasta que llegó Pop.

El valor de Pop Smoke como artista no reside en sus letras -está claro-. Si buscáis un letrista, echadle un vistazo a otro artículo. Pop era la calle del pasado traída de nuevo al presente. Era la reencarnación musical de 50 Cent.

Era la esperanza de todo un género musical que por fin recuperaba la ilusión. ‘Element’ es, quizá, el tema que más define esa unión entre el pasado y el presente.

Disparando a las estrellas: el primer álbum póstumo

Por desgracia, Pop no tuvo la oportunidad de disfrutar del éxito de ‘Meet The Woo 2’ ya que, como bien sabréis a estas alturas, tan solo dos semanas después de su lanzamiento -el mismo mes de febrero de 2020-, fue asesinado.

El futuro lleno de brillo se transformó en aquello que más odia cualquier artista: el silencio. Su progresión se cortó en seco, al igual que la esperanza de muchos, que veían en él a un pilar fundamental dentro de la música de los años siguientes.

Así llegamos hasta julio del mismo año, en plena digestión del asesinato de Pop y con un puñado de terribles noticias extra que bien podrían calificar el 2020 como uno de los peores del presente milenio.

El equipo de Smoke, respetuoso con su artista, quiso esperar lo máximo posible para presentar el primer trabajo póstumo, un poco en la línea de lo que hizo el equipo de Juice WRLD.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Y así es como nos encontramos -previo revuelo con la portada de Virgil Abloh y su dudosa consideración de lo que es un concepto de artwork de calidad– con ‘Shoot For The Starts Aim For The Moon’, el tercer proyecto de estudio de Pop Smoke, primer póstumo en su cuenta.

Sobredosis de estrellas

Hacer un análisis exhaustivo de un trabajo que, realmente, no representa en ningún momento la evolución de un artista, es una tarea ardua. Cuando se lanza un álbum póstumo, la mayor parte de los cortes suelen ser retales y fragmentos de otros temas que nunca llegaron a ver la luz. Esto no es una excepción.

Bajo la producción ejecutiva de 50 Cent -no podía ser de otra forma-, ‘Shoot For The Stars Aim For The Moon’ nos trae un tracklist de 19 temas con un gran número de colaboraciones. Algo lógico, claro, nadie quiere perder la oportunidad de rascar un cacho del pastel.

Swae Lee, Karol G, Quavo, Future, Tyga, Rowdy Rebel, 50 Cent, Lil Baby, DaBaby… Una lista de colaboradores infinita. Tan infinita que, la verdad, en ocasiones pierde un poco la esencia musical del joven artista nacido en Brooklyn. La sobredosis de estrellas es notoria.

De todo el tracklist, quizá, lo que más podríamos destacar son esos cortes que suenan a club oscuro, de humo en el ambiente y mesas con iluminación tenue. ‘Gangstas’ nos vuelve a traer la atmósfera de 50 encarnada en la voz de carajillo de Pop Smoke. Vámonos de fiesta pero, eh, siempre con la glock en el bolsillo.

Hablando de números, no cabe duda de que ‘Shoot For The Stars Aim For The Moon’ ha sido un absoluto éxito. Tanto es así, que este concepto de la nueva carrera post-vida de Pop Smoke ha conseguido un récord: es el primer rapero en alcanzar el número 1 de Billboard con un trabajo póstumo.

Teniendo en cuenta lo bien que ha salido el primer proyecto -sin utilizar la portada de Virgil Abloh-, no sería de extrañar que, en los próximos meses, tengamos de nuevo noticias acerca de un posible nuevo álbum póstumo.

Una vez estemos en esa situación, volveremos a entrar de nuevo en esa espiral de debates acerca de la validez y la moralidad de mantener viva la carrera de un artista fallecido, un debate que no para de aparecer ante nuestras narices porque, por desgracia, las leyendas no paran de morir antes de tiempo.

Rest In Peace Pop Smoke, Nipsey Hussle, Juice WRLD, XXXTentacion, Mac Miller, Lil Peep, y un largo etcétera de nombres que hemos perdido en los últimos años antes de tiempo.


Artículo co-escrito por José Trives y Rodri García-Avello.


Escucha aquí la versión deluxe de su álbum póstumo ‘Shoot For The Stars Aim For The Moon’, que salió justo ayer.