Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Lo que no sabías sobre Michael Jackson y el beatbox

Por JD Romero / 23/02/2021
Lo que no sabías sobre Michael Jackson y el beatbox

Del talento de Michael Jackson se ha dicho absolutamente de todo y en todos los idiomas y lenguas posibles. El mejor compositor, cantante, bailarín y genio audiovisual (la evolución del clip musical se la debemos a él) de todos los tiempos.

Y es que no hay comparación: poner un concierto o casi cualquier vídeo del artista nacido en Gary (Indiana) es vencer a cualquier otro de cualquier género. No importa si hablamos de The Beatles, de Elvis o de su amigo y admirado James Brown .

Beatboxing: el enésimo talento de Michael Jackson

Aunque sus talentos se hayan repetido hasta la saciedad, para descubrir la complejidad y la profundidad de sus capacidades hay que analizar la figura al pormenor. En este caso, son tan llamativas sus habilidades para el espectáculo y la creación de música, que los árboles no nos dejan ver el bosque. Entendiendo por bosque la multidimensionalidad de su figura.

Y es que mucha gente no sabe que incluso a la hora de hacer beatbox (ya saben, la habilidad para imitar todo tipo de sonidos e instrumentos con la boca) Michael Jackson era un genio.

Cuando crees que lo sabes todo, descubres que no sabes nada. Aunque para los fans del artista tampoco es nada nuevo, ya que incluso en conciertos (en la parte final de ‘Billie Jean’, por ejemplo) lo hacía, dejando al público multitudinario helado.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Pero, ¿cómo acaba el artista pop —aunque ya discutimos esto— más conocido del mundo aprendiendo a hacer beatbox al máximo nivel?

Pues por dos razones: la primera, por la pasión de Jackson por la música urbana y todo lo que la engloba (rap, break dance, instrumentales…), y la segunda, porque al no tener preparación musical formal (aprendió música de manera natural), muchas veces no sabía cómo explicar a sus productores el verdadero sonido que buscaba.

Es por ello que el artista hacía un beatbox para explicar el ritmo exacto que quería, los productores lo ponían como una pista e iban imitando con instrumentos, sonidos, percusiones y efectos la base instrumental exacta que a Jackson se le antojaba. Tan bien quedaban los beatboxes del artista, que incluso podemos oírlos de fondo en canciones como ‘Who Is It’ (del álbum ‘Dangerous’) o en ‘Tabloid Junkie’ (de ‘HIStory’).

¡Suscríbete a The Medizine TV!

La habilidad de Michael Jackson para el beatboxing es solo la enésima muestra del descomunal talento de un tipo que (como decían sus jefes cuando era solo un niño y grababa en Motown) era una completa y absoluta esponja. Alguien capaz de absorber cualquier talento que veía en otro y repetirlo mejorado y adecuado a las necesidades de cada canción.

Por algo es que casi todos tenemos claro que es el más grande de todos los tiempos, ¿o no?