Logo de The MedizineLogo de The Medizine

«Mindolos» vs. «Bananos»: La historia más grande jamás contada

Por The Medizine / 04/04/2020
«Mindolos» vs. «Bananos»: La historia más grande jamás contada

Vivimos en un tiempo en que el avance de los cgi’s (efectos especiales creados por ordenador) han dado lugar a algunas de las historias más épicas que podríamos haber soñado. La trilogía de «El señor de los anillos» o todo el universo cinematográfico Marvel nos han dado horas y horas de aventuras, epicidad y grandes batallas, aunque lo que no podíamos imaginar es que todo eso nos parecería ridículo al conocer -con todo lujo de detalles- la historia de los «Mindolos» y los «Bananos».

Y es que en época de cuarentena, encierro y aburrimiento, Whatsapp nos ha traído una de las mejores aventuras en mucho tiempo. Lo que unido a que ha coincidido con que tenemos más tiempo libre ha hecho que el país se pare -aun más- a hablar de la historia más grande jamás contada, protagonizada por dos clanes más chungos que los bloods y los crips.

https://www.youtube.com/watch?v=GvTXEKsDW-Y

Para ello debemos irnos hasta el viernes 27 de marzo, en el que la policía había establecido un control básico en la zona norte de Granada, debido a las especiales circunstancias de la cuarentena por Covid-19. Lo que la policía no podía imaginar es que por ese tranquilo control (o así iba a ser en teoría) acabaría pasando «El Banano» (cuyo nombre real atiende a las siglas de R.F.U.), un prófugo de la justicia en busca y captura y con órden de entrar en prisión. El yerno que toda madre quiere para su hija.

Casi como si se tratara de una película de acción, «El banano» se saltó el control policial y atropelló (por si no fuese suficiente) a uno de los agentes con su coche. Lo que nadie se esperaba es que la historia no había hecho más que empezar.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Y es que la brillante idea de «El Banano» (suponemos nervioso debido al delito que acababa de sumar a su historial) era el de huir y esconderse en uno de los bloques de la calle Molino Nuevo. Algo que si era conocedor de lo que existía allí dentro no parece muy inteligente.

Obviamente, no tardaron en aparecer en la calle decenas de agentes de la policía en su búsqueda. No mucho tiempo después, los cuerpos de seguridad del estado lo sacaban de una de las viviendas, en la que había tenido como rehén a una de las vecinas. Como era de esperar, «El Banano» pasó a disposición judicial tras sumar otra buena retahila de cargos a sus espaldas. Can’t Get Enough of this Gangsta Shit.

Una historia con más giros argumentales que la mejor película de Scorsese

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Lo que en teoría iba a terminar así (como si no fuese suficiente) culminó con un giro argumental digno de una obra magna de Martin Scorsese. El bloque elegido por nuestro protagonista para esconderse pertenecía a un clan rival llamado «Los Mindolos», y la policía no podía creer lo que encontró allí dentro y de casualidad al perseguir al fugitivo con nombre de fruta: más de 2.500 plantas de marihuana.

Double Win para la policía; tenían al «Banano» y de camino habían descubierto una inmensa red de plantación y distribución de marihuana, cuyos focos estaban todos conectados a la red de la calle. Aunque si la historia no fuese ya lo suficientemente interesante, lo mejor fueron los audios enviados via Whatsapp por los propios protagonistas y secundarios de la historia.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

En ellos descubrimos como «El Banano» es nada más y nada menos que el hijo de «Mari la Chumina», popular por méritos como tener algún que otro apuñalamiento a sus espaldas. Por si fuese poco, las conexiones con «Los Tripones» eran ya oficiales y cerrados, debido a matrimonios que habían acabado uniendo a los clanes. Debido a la peligrosidad de lo que se podía avecinar, «Los Mindolos» pedían ayuda a «Los Mocos», que según ellos poseían más armamento que el ejercito de Corea del norte.

Ya para rematar la historia, aparece el «Tio Casiano» un supuesto narcotraficante de las 3.000 viviendas de Sevilla (ya saben, el peor barrio de la capital andaluza) al que habrían recurrido los «Chuminos», «Bananos» y «Tripones» por si la cosa se ponía fea. Algo así como el Nick Fury de las tres mil. Casiano parecía ser un eje tranquilizador para estos tres últimos clanes.

Una historia llamativa y con valor argumental lo suficientemente sólido cuyos whatsapps en tiempo de encierro la han convertido en la historia definitiva de la cuarentena. Fugas, tiroteos, drogas, clanes rivales y apodos llamativos en un guión que debería haber sido ya comprado por Netflix.

Lo que no sabemos es si la historia ya ha terminado aquí. ¿Habrá segunda entrega?


Y con tantos giros argumentales (aunque en este caso de ficción), la nueva serie de 50 Cent ‘For Life’ también promete tenernos entretenidos.