Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Igual tu Nochebuena no fue la mejor, pero al menos no eres Iggy Azalea

Por N. Warrior / 25/12/2020
Igual tu Nochebuena no fue la mejor, pero al menos no eres Iggy Azalea

Un disclaimer antes de empezar, muy importante: yo no tengo absolutamente nada en contra de Iggy Azalea. Al contrario, disfruté mucho de sus primeros álbumes y me cae bien —si acaso eso pudiera decirse de alguien a quien no conoces personalmente—, aunque últimamente no la siga mucho.

Y no la sigo mucho, excepto cuando la lía por redes, que por otro parte es algo que pasa más habitualmente de lo que a todos —incluida ella, me atrevería a decir— nos gustaría.

El caso es que estamos ya en esa jodida época del año que son las fiestas navideñas. Y me da igual si las pasas muy feliz o muy triste: reconoce aquí, conmigo y ahora, que son jodidas.

Cuanto antes lo asimilemos, mejor.

Son jodidas por un lado porque requieren organización, poner de tu parte (especialmente en las comidas familiares) y porque además suelen traer recuerdos de aquellos que ya no están. Súmale a ese caos generalizado, que se acrecienta con las luces de colores, los adornos, los regalos y las multitudes, una pandemia, y dime lo que conseguimos. Pues justo esto.

Y «esto» en tu caso no sé qué será. En el mío es que este año no me he reunido con mi familia. Normalmente, Nochebuena es el único día del año que estamos todos casi sin excepción —aunque a veces alguien trabaja y tenemos que videollamar—, y da igual que el año anterior termináramos tirándonos gambas a la cabeza: nos juntamos sí o sí.

Una vez hasta vinieron los Mossos a nuestra Nochebuena, let that sink in.

Y este año no ha sido así, por demasiadas circunstancias que no vienen al caso, pero que han hecho que estos días del año pierdan absolutamente el sentido.

Okay, a pesar de eso, anoche cené muy bien, estrené pijama, y descubrí con mi hermano que existe una isla llamada «Isla Decepción» —lol u may relate—, y que es posible adoptar un pingüino de allí de forma gratuita y ponerle nombre. Si lo miramos así, no estuvo nada mal la noche, ¿no?

Siempre positiva nunca inpositiva.

Una mala Nochebuena, ‘Whole Lotta Red’ y una Iggy muy decepcionada

No quiero aburriros más con los detalles de mi Nochebuena, deseo que todos la pasarais feliz y en familia/allegados. Os ponía en contexto solo porque si no, no podríais entender el point de este artículo.

Y es que estaba yo desencantada con la vida, hoy, pleno 25 de diciembre, después de que todo mi día haya transcurrido totalmente normal y aburrido, y sin comidas pomposas, y me meto en Twitter y veo que Iggy es Trending Topic.

Del comunicado de la OMS no voy a hablar, pero está entre el epicismo y el WTF.

Y me digo: ¿Iggy Pop? (Lo veía más factible, quién sabe por qué).

Pero no, resulta que Iggy Azalea, en vivo y en directo, protagoniza el drama de hoy. Por lo visto iba a pasar unas felices fiestas con su hijo Onyx y el padre del mismo, Playboi Carti , pero el rapero ha decidido en el último momento que prefería sorprender a sus fans lanzando ‘Whole Lotta Red’ y celebrando la release party del álbum con la mujer con la que engañó a Iggy.

Joder, lemme pause this for a min y tomar aire. Vaya locura todo.

Mood leyendo Twitter hoy.

Por un lado están las buenas noticias para los fans de Carti: el álbum que llevaban infinito tiempo esperando ha salido por fin a la fuckin’ luz. Y el día en que Santa se pasa por las casas… Muy astuto, sí señor, podemos decir que en parte ha salvado la Navidad.

Pero claro… ¿En qué momento de tu vida ha sido más importante la llegada de estas fechas? Aunque de adulto o teen te pueda rentar mucho, es cuando eres un crío aún que más te flipa todo lo que pasa en Navidades. ¿Es o no? Es.

Parte de los comentarios de Iggy de anoche.

Resumiendo los tweets de arriba, Iggy explica que tenían unas vacaciones programadas con Carti para estas fechas, increpa directamente a la chica con la que le puso los cuernos, explica que fue el mismo Carti quien quería un hijo, y que justo la noche de antes había estado en su casa diciéndole que la quería.

Allora… Seguramente nos haya salvado la noche a muchos, pero claro, a costa de no pasarla con su hijo. Quién sabe si hubiera sido posible hacer ambas cosas a la vez. Yo no soy quién para entrar en juicios morales, así que he procurado no hacerlo, pero mientras me iba infiltrando en este drama me ha asaltado un pensamiento: «mi Nochebuena no fue la mejor, pero al menos no soy Iggy Azalea».

«Mal de muchos, consuelo de tontos»: o aprender a valorar los detalles

Iggs contaba que decidió explicar en público por lo que estaba pasando anoche para salvaguardarse de los comentarios de Carti, y de que contase otra versión. Tampoco soy quién para valorar si no sería más razonable discutir lo privado en la intimidad.

Como nunca he sido famosa, seguramente se me escapen algunos detalles de lo que es más conveniente hacer o no. Y como no he sido Iggy, tampoco sé qué haría estando en su piel. Pero bueno, por unos segundos, me alegré de no ser ella, aunque también me disgusté de no ser de su squad para mostrarle mi support. Dualidades del ser humano, yo qué sé.

En honor a la verdad, imaginadme así reflexionando sobre esto.

En cualquier caso, lo relevante aquí, en este momento, no es exactamente refugiarse en eso de mal de muchos, consuelo de tontos.

Y no digo que por un momento no fuera el consuelo de esta tonta pensar que una artista a la que he seguido años pasara una Nochebuena más penosa que la mía, digo que una tiene que saber ir un paso más allá. La lectura que saco, en realidad, es que estas fechas son chungas para todos, así que si no estás pasando los mejores días, no hace falta que te pongas mucha presión por ello. Shit happens, intenta disfrutar de lo que haya.

Si eres como Iggy, o como Onyx, y tu novio o tu padre no están esta Nochebuena, no te digo que te alegres, pero céntrate en lo que sí tienes. Céntrate en que igual cenaste bien, estuviste con una parte reducida de tu familia, recibiste un mensaje de alguien inesperado felicitándote las fiestas… Yo qué sé, las pequeñas cosas, ¿no?

Y si no, siempre puedes ponerte ‘Whole Lotta Red’, y decidir si tu fe en Santa Claus está reinstaurada, o por el contrario, quieres comprarte una copia física para prenderle fuego en la chimenea. A tu gusto, bb.

En cualquier caso, el equipo entero de The Medizine te manda calor y apoyo en estos días tan señalados. Vamos a prenderle fuego al 2020 pronto… Mientras tanto, asegúrate de ponerle la mejor banda sonora. Blessings.