Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Di la verdad: ¿no te ha venido bien esta cuarentena?

Por JD Romero / 06/04/2020
Di la verdad: ¿no te ha venido bien esta cuarentena?

Aunque me gustaría que sonase más a justicia poética que a algo místico, lo cierto es que la naturaleza (o el universo) parece que sabe cómo hacernos parar cuando algo no va bien.

Del mismo modo que, cuando hay una infección, el cuerpo crea una fiebre y nos obliga a reposar, parece como si el Covid-19 nos estuviese dando un mensaje que intuíamos, un mensaje que dilucidábamos pero que nos negábamos a ver por estar enfrascados en una dinámica demasiado interiorizada.

Reuniones, más horas -siempre- de trabajo de la cuenta, viajes en los que hay que hacerse muchas fotos para Instagram, tener las últimas zapatillas, ir al restaurante de moda y compromisos, demasiados compromisos que ahora descubrimos que ni nos apetecían ni eran tan importantes. Había que esforzarse más de lo que queríamos para tener cosas que tampoco deseábamos tanto.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Y ahora de momento, encerrado/a en casa sin trabajar esas horas de más, poniéndote la ropa (cómoda) que te apetece y no la que debes, descubriendo que lo que echas de tus amigos y familiares es su conversación -y no el resto de añadidos-, viendo esas series que te habías prometido terminar y leyendo esos libros descubres que quizás eres más feliz así.

O más bien que tu cuerpo y tu mente necesitaban este descanso que el universo (o llamemoslo «x») te ha obligado a tomar tras una vida forzando la máquina.

¿Tu cuerpo y tu mente necesitaban este descanso obligado?

Porque, por mucho que nos quejemos en el primer mundo, un encierro con televisión, Internet, videoconsolas y libros (además de comida, lógicamente) no es estar en un campo de concentración, ni mucho menos.

El Covid-19 va a tener -y está teniendo- unas consecuencias devastadoras en la salud y la economía de ciertas personas, pero para la inmensa mayoría de la población va a ser la excusa perfecta para deshacerse de los hábitos y costumbres que realizábamos de modo automático y que, en muchísimas ocasiones, nos hacían más mal que bien.

Puede que hayamos descubierto que funcionábamos casi como seres programados, como autómatas. Aunque a su vez digamos que valoramos el individualismo. Además, no está tan mal estar con nosotros mismos. Si estamos bien así, perfecto y enhorabuena: eres feliz contigo mismo.

Y si no eres capaz de serlo, es el momento idóneo para trabajar y cambiar eso, ya que si no estás pleno, contento y en paz contigo no vas a estarlo en ninguna parte, por mucho que lo intentes tapar con el ruido de la gente y los planes.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Es por ello que quizás salgamos reforzados de esta pandemia. Será doloroso si nos afecta en lo económico y si perdemos (crucemos los dedos para que no ocurra) a un ser querido, pero de esto -como de todo- tenemos que sacar las conclusiones positivas.

Conclusiones que pueden pasar por una reestructuración de prioridades en base a lo que nos hace feliz o no, a lo que es importante o no y a lo que nos hace bien o no.

Tras la cuarentena, las maquinarias que mueven el mundo intentarán llevarnos por donde siempre. Pero quizás cuando eso ocurra hayamos tenido una transformación interior tan grande que quizás nada vuelva a ser como antes. O sí, el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.


¿Se te han acabado ya las cosas que hacer en cuarentena? Te dejamos aquí algunos planes extra que, en realidad, no deberías seguir.