Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Trapsoul: autodestrucción y melancolía o «la otra cara del trap»

Por Carlos Amezcua / 27/04/2018
Trapsoul: autodestrucción y melancolía o «la otra cara del trap»

El Trapsoul está llamando a la puerta de la escena con fuerza. Con un abanico de sonidos que van desde lo más turbio de los Suicideboys hasta el dancehall más movido, este género está conquistando las listas y sobre todo a los oídos de los seguidores de la música urbana, quienes cansados del mismo rollo cansino y descuidado de siempre están abrazando la música ambiental como nueva opción.

Aunque al trap aún le queda larga vida, a diferencia de otros estilos que le precedían como el crunk o el Dirty South todos recordamos a Lil Jon y su mítico «Yeah!» – es indiscutible que en España el boom está dando sus últimos coletazos y evolucionando hacia terrenos más maduros y cada vez más elaborados.

La imagen general del trap –ese ¿subgénero? del rap tan difícil de catalogar- es la de los pandilleros de siempre, dos décadas más tarde, con ropa más moderna, drogas más modernas y ritmos más modernos. Pero la cosa no se queda ahí. El trap no solo se diferencia por la estética y los bangers con bajos y HiHats atronadores.

El lema es: «vive el presente como puedas porque quizás no haya mañana».

La lírica violenta, el estatus social, los flows entrecortados o vertiginosos y la ostentación de poder son la norma. No todo se resume en música joven para gente joven: este género ha sido el grito de guerra de toda una generación que refleja la turbulenta época que le ha tocado vivir. Esto se muestra en la actitud chulesca y desafiante, el ego exacerbado, la tendencia hacia la autodestrucción, el consumo de drogas y el anhelo de un futuro que parece no llegar nunca. El lema es “vive el presente como puedas porque quizás no haya mañana”.

Quizás la clave del éxito de esta música sea la viralidad producida por algo tan visceral como es la rabia atrapada. Los sentimientos están presentes en todas las grandes historias. Nos movemos por impulsos, sensaciones y pensamientos. La música es eso; liberación, aspiraciones y vías de escape.

La otra cara no tan conocida como la faceta castiza del panorama español es la que nos muestra el mundo interior del artista sin tapujos, la que muestra la parte vunerable y rota de la persona que hay detrás del micro.

La música ambiental toma fuerza como sucesora del vaporwave. Fusionándose con otros aliados del rap como el R&B y el soul, el trap vira hacia nuevos horizontes, haciéndose fuerte en su limbo emocional: el trapsoul.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Mientras podemos encontrar ‘Gucci Gang’ (Lil Pump) o ‘No Type’ (Rae Sremmurd) como temas estandartes del dinero y la fama, también se pueden encontrar ‘Betrayed’ (Lil Xan) o ‘SAD!’ (XXXTentacion) como gritos de asfixia y expresiones de dolor.

El denominado TrapSoul toma forma en un panorama dominado por gángsters y pandillas. Aliándose con géneros más suaves y musicales como el neosoul, el pop, el jazz y la música new wave en general, el trap está cambiando su formato original para contar otras cosas más allá de los tiroteos del barrio y el nuevo Ferrari que te has comprado para pasear a tu hoe. 

Los artistas buscan reflejar otras realidades -que no tienen por qué dejar de lado las demás-, buscan sacar su parte oscura y dañada sin dejar de ser duros. Quieren brillar desde abajo.

Desde que T.I en 2007 diera rienda suelta al término trap, éste ha ido evolucionando durante diez años hasta llegar al punto actual. Las instrumentales con bajos potentes se mezclan con armonías lentas para transmitir profundidad y calma, en contraposición a la velocidad y violencia de los golpes de ritmo de que marcaban los tempos anteriormente.

Generar música cargada de ambiente y emociones (…) sin perder la esencia callejera ni la autenticidad.

La parte sensible y destrozada se mezcla con su alma contundente para generar música cargada de ambiente y emociones capaces de transportarte al mundo interior de cada intérprete. Todo sin perder la esencia callejera ni la autenticidad. La tristeza desgarradora y las realidades crudas juegan un papel fundamental en estos nuevos sonidos. Por otra parte, las melodías y las voces con tonos tomados principalmente del soul y alejados de la simplicidad a la que nos tiene acostumbrados el género español en su mayor parte, son los puntos esenciales para definir los límites del trapsoul.

En la era digital todo es posible. La nostalgia y la melancolía están a la orden del día en los nuevos ritmos del rap electrónico. Artistas a la cabecera del panorama internacional como Bryson Tiller, 6lack o Tory Lanez son la muestra de ello.

¡Suscríbete a The Medizine TV!


Si te ha gustado este artículo, puede que también te interese saber por qué ‘Avida Dollars’ es la explicación ontológica de C. Tangana.