fbpx

Amanecer Bailando: Madrid despide el verano por todo lo alto

Foto de portada: @joaquin.grg (Instagram)

Comentábamos en el artículo que precedía al Amanecer Bailando que este festival era una oportunidad para que los promotores musicales se atrevieran con la música urbana y la electrónica en la capital. Si del éxito del festival se trataba, que se apueste más por eventos como este debería estar asegurado.

Todo lo que sucedió relacionado con la música, lo verdaderamente importante, lo que nos llevó al Parque del Prado Ovejero en Móstoles, fue el triunfo de unos géneros musicales bastante apartados del mainstream: el rap y el trap, el hardstyle y el techno. Y que, a pesar de esto, siguen siendo de los más escuchados por la juventud.

Hasta 25.000 personas nos reunimos para bailar durante las 17 horas que duró el festival y que nos llevaban a saltar de un escenario a otro, haciendo de la tarde, la noche, la madrugada y la mañana una mezcla maravillosa para los verdaderos amantes de la música.

Escenario Caviar, la gran reunión de la música urbana española

Desde que a las seis de la tarde se abrió el Escenario Caviar de la mano de los chicos de Afrojuice (después de la actuación de Victor Rutty, claro) que hicieron su show habitual de baile, frescura y diversión, la música no paró. Después de empezar con el afrotrap de los de la 195, se sucedieron tres actuaciones de rap más convencional, sin significar esto que no hicieran vibrar a todo el público, claro. Denom, Natos y Waor y Ayax y Prok hicieron que la llegada de la noche fuera apasionante.

Saraut a Joaquin por este vídeo recopilatorio del Caviar Stage.

Otro de los aciertos del festival fue poner a pinchar a dos DJs más que contrastados como son Royce Rolo y Flaca Dj entre conciertos. El de AGZ se dedicó al trap norteamericano, mientras que la prometedora Flaca Dj puso a bailar a absolutamente todo el escenario con dembow y perreo. Calentando motores para lo que se nos venía encima, que no fue poco.

C. Tangana, Dellafuente, Yung Beef: la tríada española en Amanecer Bailando

En ese orden. Es lo que se nos vino encima al público del Escenario Caviar desde las doce de la noche a las 4 de la madrugada. Los tres reyes indiscutibles de la nueva música urbana en España nos dejaron los mejores momentos de este Amanecer Bailando.

Hemos visto en otras ocasiones directos de los tres, sin embargo nunca algo así. Resumido en tres palabras: todo salió bien.

C. Tangana ofreció un show serio y consistente con un setlist que funciona a la perfección: ‘Cuando me miras’, ‘No te pegas’, ‘Mala mujer’ o ‘Bien duro’ son auténticos hits y todo el público responde como suele hacerlo, entusiasmado y dejándose arrastrar por el magnetismo de un Antón Álvarez que es el único que sabe hasta dónde puede llegar.

Sin embargo los momentos a recordar de la actuación del madrileño fueron tres. Su interpretación en directo de su último tema, ‘Spanish Jigga Freestyle’, que se ha convertido en una de sus mejores canciones hasta la fecha, y que por su naturaleza de freestyle no esperábamos escuchar en el concierto; la primera parte del beef que vimos encima del escenario con Yung Beef, y el fin de fiesta con ‘Llorando en la limo’, que consigue que todo el mundo cante a capela y que C. Tangana solo tenga que cerrar con un “eso es” una noche en la que, sin duda, estaba en forma.

Dellafuente, quizá el artista con mejor directo del trap (o lo que sea) español, tampoco defraudó a los que esperábamos sus canciones. Da la impresión de que está totalmente asentado y se siente cómodo sobre el escenario. Su repertorio combina lo más nuevo, como ‘Me Pelea’, su primer tema con Sony y clásicos para sus fans de siempre como ‘AMG-Coco’. En ‘Guerrera’ se subió a Puchito al escenario y el público respondió de la mejor manera posible, como era de esperar.

Antes de cerrar el concierto con ‘Pa mejor’, el golpe optimista en la mesa con la que celebró su éxito como artista independiente, le confesó al público que ese era su último bolo. Esperamos que se refiera a sus conciertos veraniegos y que no haya decidido dejar de actuar en directo durante un tiempo…

Yung Beef y la gente de La Vendición son el verdadero trap en España, y lo volvieron a demostrar con una presentación en la que anunciaban que “Andy y Lucas ya se han ido y ahora llega el trap de verdad” y subiendo al escenario a más de 30 personas, entre las que se contaban Goa, con el que cantó la que quizá es la mejor canción de ‘El Plugg’, “Guns n’ Roses”, Kaydy Cain o La Zowi.

Dio uno de los mejores conciertos que le recuerdo, y eso que no es ni el primero ni el segundo desde que sacó ‘ADROMICFMS 4’. El repertorio fue espectacular y el cierre con ‘Ready pa morir’ fue realmente épico. Pero los mejores momentos de la actuación vinieron reggaetón mediante: Fernando abrió el concierto con ‘Lucifer’ y puso absolutamente a todo el mundo a bailar con ‘Xapiadora’ junto a Kaydy Cain. Y, al igual que C. Tangana, Yung Beef nos trajo al Amanecer Bailando su mitad del beef con el cantante madrileño, como una forma de decirnos a todos que tiene las cosas muy claras y que va a seguir con su camino underground.

Saraut a d999niel por este mini-recap que subió del concierto de Yung Beef a YouTube.

Electrónica para Amanecer Bailando

Después de la celebración de la música urbana que fue el Escenario Caviar nos quedaba aún un final de fiesta que duraba hasta las 10 de la mañana. De la música electrónica que se dividió en los escenarios Amanecer, Misa y Family, donde se repartió la mayoría de público que había pasado la noche en el Caviar, hay que destacar a Marco Carola y Loco Dice, Ben Sims y Jeff Mils y a Vicente One More Time en lo que a hardstyle se refiere. Los que ya anunciábamos como puntas de lanza de la sección de electrónica no defraudaron y pusieron a todo el mundo a bailar hasta el amanecer.

Tal y como prometía el festival fue una auténtica celebración del concepto de fiesta. Todo lo que pasó en el Amanecer Bailando fue en pro del disfrute del público y de una forma de vivir la noche que se aleja de las discotecas más mainstream llenas de hits prefabricados de Los 40 Principales.

El festival, según los asistentes

Todos los asistentes con los que hablamos en el Amanecer Bailando lo tenían claro. Dani, de 24 años, nos decía que había venido al festival porque se va “a Roma a vivir en un par de semanas” y quería “despedirse de Madrid por todo lo alto”. Antón, también de 24 años, gallego que vive en Madrid, venía por “la fiesta, la selección musical -C. Tangana, Yung Beef- y por el éxtasis que supone siempre un festival así”; mientras para Lucía, de 21 años, “el festival era una oportunidad de ponerle broche al verano antes de empezar las clases”.

Aunque algunos vecinos tenían opiniones muy distintas, claro…

Si el Amanecer Bailando fue lo que fue, una auténtica fiesta que cerró sus puertas a las 10 de la mañana, en la que los shows funcionaron a la perfección y que dejó a todos los asistentes contentos fue cosa del buen hacer de la organización -a pesar de los problemas con la localización y con la amenaza de lluvia que no se llegó a materializar- y de la actitud hedonista de los asistentes. Poco más se necesita para que una fiesta sea una éxito, por eso sorprende lo difícil que parece a veces.

Esperamos que el éxito se reedite el año que viene. En The Medizine estaremos encantados de contároslo.

Saraut a Joaquin Grg por estas fotos. Puedes consultar el resto de su portfolio desde aquí.


Mientras llega el verano que viene y la temporada de festivales puedes amenizar la espera con nuestra playlist Waves from the North.

1 1537055898 1519776000
Compartir
Tweet