Logo de The MedizineLogo de The Medizine

La historia de ODB liándola en directo con su «Wu-Tang is for the children»

Por JD Romero / 21/04/2021
La historia de ODB liándola en directo con su «Wu-Tang is for the children»

Ol’ Dirty Bastard (nacido como Russell Jones en la ciudad de Nueva York en el 68 y fallecido en 2004) no solo fue uno de los rappers más extravagantes, talentosos, personales y carismáticos de la historia del rap, sino casi una fuerza incontrolable e imprevisible de la naturaleza. Y la mayor prueba de ello es su fallecimiento por sobredosis con menos de cuarenta años, aunque esa es otra historia.

Y es que ODB era absolutamente incomparable, para lo bueno y para lo malo. Un tipo que comenzó como bailarín en los directos de GZA (como lo oyen/leen) y que se convirtió en el emcee más crudo de la escena. Sí, por mucho que amar el soul de los setenta (la banda sonora de los raperos que destacaron en los noventa) y a menudo acabara cantando en los directos de Wu-Tang Clan.

Es por ello que Ol’ Dirty Bastard la liaba a menudo. Cuando no acudía a la MTV o a los conciertos borracho, o se drogaba delante de amigos (incluso de alguno de sus hijos, según cuenta la leyenda) o si se subía a un escenario en algún lugar abarrotado de público cuando casi no se podía ni sostener en pie.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Y una de esos momentos más destacables de la imprevisibilidad del rapper ocurrió en los premios Grammy que tuvieron lugar en febrero de 1998 . Es decir: en el evento musical más importante del año a nivel mundial.

¿Cómo acabó ODB en el escenario de los Grammy gritando «Wu-Tang is for the children»?

En aquella edición, Wu-Tang Clan como grupo estaba nominado a mejor disco rap del año por aquel fascinante y maravilloso álbum doble llamado ‘Wu-Tang Forever’, que había salido a la venta el año anterior.

Para sorpresa de ODB -y suponemos que para la del resto del clan-, el ganador fue Puff Daddy (luego P. Diddy o Diddy) con su -también notable L.P.- ‘No Way Out’.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Pero la mayor sorpresa de la noche no sería aquella (que tampoco era tal, ya que el disco de Daddy era más accesible en lo musical) si no lo que ocurriría más tarde en la noche. Shawn Colvin subía al escenario a recoger su premio por la canción ‘Sunny Came Home’ (de la categoría «Adult Contemporary») cuando aparecía en el escenario por sorpresa nada más y nada menos que ODB.

El del clan cogía el micrófono y decía las siguientes palabras, que acabarían convirtiéndose en legendarias:

«Por favor, paradlo todo, la música y todo. Es bonito que vine y me compré un traje que me costó un montón de dinero, ¿sabéis lo que os digo? Porque creía que Wu-Tang iba a ganar. Yo no sé cómo lo veis vosotros, pero Wu-Tang es para los niños, nosotros enseñamos a los niños, ¿sabéis lo que digo? Puffy es bueno, pero Wu-Tang son los mejores, ¿ok? Quiero que sepáis que soy ODB y que os quiero a todos. ¡Paz!»

Lo que quizás no sabía ODB es que le acabaría dando la mayor cobertura mediática de su historia a Wu-Tang Clan y que la frase se acabaría convirtiendo en legendaria. Desde entonces, hemos visto la oración «Wu-Tang is for the children» en graffitis, camisetas, en memes, imágenes y en prácticamente cualquier lugar imaginable.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Y es que, si analizamos las palabras de OBD, en el fondo fue educado y cortés (encima, se disculpó más tarde en la MTV) y dijo a todo el mundo que los quería y que les deseaba paz. Quizás, fue la mayor definición posible de ODB: un tipo tan perdido, con tanto talento y carente de atención como bueno en su corazón.

Sea como sea, aquel día Wu-Tang hizo historia mediática, se hicieron más famosos que cabe y todo fue gracias a un tipo tan loco como genial apodado Ol’ Dirty Bastard.