Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Los lobos no están hechos para el circo: el largo viaje de RepliK

Por Juan Villain / 19/10/2020
Los lobos no están hechos para el circo: el largo viaje de RepliK

A mediados de 2016 algo sucedía en las plazas de Argentina. Los cyphers florecían a lo largo y ancho de todo el país. Pero de entre todos ellos sobresalía El Quinto Escalón, competencia ubicada en el parque Rivadavia, Buenos Aires.

Creada por Alejo (Ysy A) en 2010 cuando tan solo contaba con 13 años, El Quinto Escalón, poco a poco, sumaba entre sus filas a grandes pesos pesados del freestyle argentino, a la vez que, también -y este fue uno de los grandes valores de El Quinto- descubría nuevas promesas que, años más tarde, terminarían por convertirse en verdaderas leyendas. Ahí están Wos, Duki o Trueno por poner un ejemplo.

De entre toda esta nueva camada de MC’s había un joven bonaerense de 15 años que logró destacar por ser un distinto, un diccionario andante -tal y como le decían en aquella época-, un maestro de las multisilábicas, capaz de proyectar una energía muy distinta a la del resto de competidores. Su nombre es RepliK, y hoy vamos a tratar de seguir sus pasos desde sus comienzos en las plazas de Buenos Aires hasta su actual carrera musical, pasando por su presencia durante dos temporadas en FMS Argentina.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

RepliK o el sentido de la transmutación

La transmutación es, básicamente, la conversión de un elemento químico en otro. Quizás el ejemplo más paradigmático de esto sea la famosa transformación del plomo en oro. Algo que, por varios motivos, tiene mucho que ver con la carrera de RepliK. Por una lado, por la evidente lista de metáforas y símbolos alquímicos que recorren sus letras. Por otro, por la metamorfosis sufrida por el mismo: de pasar de ser el niño prodigio del freestyle argentino a renegar de las batallas de gallos durante su última temporada en la Freestyle Master Series.

Y es que podemos decir que la transformación es el principal leitmotiv de la trayectoria de Manucho Conflicto. Como en la mayoría de artistas que trascienden, su búsqueda es solo una y es la de la identidad, la de tratar de responder a las preguntas interiores a través del arte como vehículo oracular.

Han sido varias las etapas por las que Replik ha pasado desde sus inicios hasta la actualidad. Pero, sin lugar a dudas, si tuviéramos que delimitar un período de tiempo de especial cambio -por la velocidad y contundencia del mismo- sería entre la primera y la segunda temporada de FMS.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Mientras que en la primera temporada, aún podíamos reconocer partes de aquel chico que comenzó en El Quinto Escalón, en la segunda la cosa fue distinta. La ropa -influenciada por el low life-, su forma de moverse en el escenario, sus declaraciones en entrevistas… todo indicaba que algo estaba pasando.

Pero, donde era más palpable este cambio, esta evolución, era, claro está, en el escenario, donde muchos declararon a Replik como alguien muerto para el freestyle. Sin embargo, y ya veremos si el tiempo me da la razón o no, ahí están sus mejores minutos.

No, no había muerto el RepliK freestyler: había muerto el RepliK batallero. Su improvisación se encontraba en el punto más alto de su carrera. Esta nueva versión de Manucho Conflicto nos dejó minutos como aquel contra Nacho (‘creyente de religiones muertas’), o la temática ‘artistas’ contra Papo.

Y, seamos sinceros, ¿cuándo se habían escuchado minutos así en la historia de las batallas de gallos en nuestro idioma? La respuesta es nunca. Y es que, el camino de Replik era nuevo, introspectivo, de dentro hacia fuera y no de fuera hacia dentro, como suele pasar en esta disciplina.

Es entonces cuando termina la FMS Argentina y el joven MC bonaerense decide abandonar el freestyle para dedicarse centrarse en su carrera musical.

Del freestyle a la composición

Si uno rastrea las influencias de Replik (E.G.A.M.I, T&K, Dano, Lil Supa, Dheformer Ghalinier…) puede alcanzar a vislumbrar el universo de imágenes, mensajes, señales y símbolos que habita dentro de su rap. No obstante, los códigos utilizados por Manucho, oscuros, oscurantistas y muy bien escogidos, son un rara avis dentro de su generación, algo difícil de catalogar, etiquetar y rastrear en los demás.

Podemos decir, en resumen, que su mundo, su imaginario es muy propio, único, distinto. Es difícil entrar en él, pero una vez que se atraviesa esa selva oscura, uno encuentra una fuente inagotable de knowledge, de autoexploración y de iluminación, tan extensa que puede resultar abrumadora.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

En sus canciones, RepliK cristaliza lo que intentó -para muchos sin éxito- durante sus últimos momentos en el freestyle. Pero va más allá y recorre su camino interno para conseguir exteriorizar algo singular, para lograr vomitar la propia esencia de la condición humana, un saco en el que todo cabe.

La gran pregunta, el gran enigma de RepliK es cómo ha conseguido un cambio tan profundo en relativamente poco tiempo. Pero, si uno se detiene a escuchar sus temas, la respuesta parece adivinarse fácilmente: la clave de todo este proceso es la sed de conocimiento, sobre uno mismo y sobre el todo, como un fractal que va del microcosmo al macrocosmos. O, como se diría en términos alquímicos, ‘‘como es arriba, es abajo; como es dentro, es fuera».

Si tuviéramos que señalar un aspecto que convierte a Manucho Conflicto en un artista radicalmente diferente a los de el resto de su generación sin duda sería eso, su inabarcable hambre de entendimiento. Y así suponemos, a lo mejor de forma inocente, debería ser utilizado el arte, como un medio de transporte, como una nave espacial que, manejada sabiamente, igual logra conducirnos a lugares donde antes ni siquiera podíamos plantearnos llegar.