fbpx

Por qué la entrevista de Charlamagne a Kanye West es más que relevante

Kanye West lleva unos días más o menos tranquilitos. Muy tranquilos, en realidad, si los comparamos con las semanas de las que venimos, en las que aparte de regalarnos nueva música, nos ha dejado un sinfín de momentos para el recuerdo. Entre ellos sus speeches motivacionales a través de Twitter o sus muestras de amor repentinas a Trump, aunque hay un episodio reciente de la vida de Yeezus que merece la pena resaltar.

Sus polémicos comentarios acerca de la esclavitud consiguieron hacer que a muchos de sus seguidores se les prendiera fuego la sangre en la venas, y es por eso que hoy decidimos analizar en profundidad qué fue lo que pasó después en la entrevista de Kanye con Charlamagne The God, y por qué es tan relevante.

Kanye West, el producto perfecto

No cabe ninguna duda de que Kanye West es el monstruo perfecto para la era de la comunicación por muchísimos factores, pero sobre todo por cuatro generales: tiene un talento innegable para la música, está casado con -muy probablemente- la mujer más conocida (a nivel prensa rosa) del mundo -Kim Kardashian-, compagina su trabajo con el mundo de la moda y tiene la boca más grande del negocio.

Podíamos decir que Kanye posee todas las características que la sociedad actual necesita para alimentar la sobreinformación continua que recibimos. Y es que, fallecido Michael Jackson, el mundo necesita a alguien que haya subido para volverlo a tumbar, y luego buscar a una víctima con la que continuar el show. Y el de Chicago tiene todas las papeletas de acercarse a eso -no es que su talento sea similar al del rey del pop, pero tampoco es que haya [email protected] artista que se acerque hoy día-.

Su última vuelta a Twitter y los medios ha sido de lo más polémicos, desde su apoyo público a Trump (tweet y foto con gorra con el lema “Make America great again”) a opinar en TMZ (ya saben, esa especie de Sálvame de Internet a lo bestia en Estados Unidos) que la esclavitud era opcional. Comentarios tan desastrosos como fuera de lugar, sobre todo el segundo.

Sabemos que -a pesar de que ya tuvo una crisis de carácter psicológico– durante la gira ‘Saint Pablo’, West es un tipo muy inteligente, me atrevería a decir que su coeficiente puede estar por encima de la media y no creo que nada de esto sea fruto de la improvisación. El productor y MC acaba de sacar un álbum nuevo en solitario, otro a medias con Kid Cudi y ha producido total o parcialmente lo último de Nas, con lo que todo parece una estrategia de mercadotecnia para volver a estar en boca de todxs, como si ya no fuese de ese modo.

Pero eso no es nada nuevo, sabemos que el propio Michael Jackson (de nuevo nos topamos con él, ya que es el ídolo del propio Kanye) tenía su propia agencia para lanzar bulos sobre su persona, tal como leemos en la biografía escrita por el genial J. Randy Taraborrelli, y parece que -y todo esto son sugestiones- Ye’ está haciéndolo él mismo a través de sus redes y de sus entrevistas.

Pero todo ello con una diferencia, si el pequeño de los Jackson lo hacía a través de otros y nunca sabíamos de dónde había salido el bulo (así como la duda de si la noticia era real o no), Kanye lo hace directamente, llevándose más publicidad aunque también todo el impacto sobre su persona.

Al igual que pasaba con Amy Winehouse, el talento inigualable del artista se ve subestimado por noticias de otra índole, cegándonos  y siendo subjetivos con respecto a lo que de verdad importa.

De cualquier modo, la figura de Kanye a nivel musical está infravalorada debido a lo grande que es su sombra por otras cuestiones. Al igual que pasaba con Amy Winehouse, el talento inigualable del artista se ve subestimado por noticias de otra índole, cegándonos  y siendo subjetivos con respecto a lo que de verdad importa.

Ye como icono cultural

Kanye West ha firmado varios de los mejores discos de la historia del hip hop, ha producido a los mejores artistas del sector y ha evolucionado musicalmente aun estando casi desde el principio en una posición cómoda donde mantenerse arriba. De casi todas las maneras, el hip hop, el trap y la moda han ido por donde Kanye ha querido; cantar en vez de rapear (recuerden ‘808s & Heartbreak’), skinny jeans, zapatillas bajas en vez de botas de basket…)…

Si intentamos mirar atrás y ver todo lo que hay hoy, podemos decir que el peso de Kanye es mucho más importante de lo que solemos pensar. Eso incluye salvar la carrera de Jay-Z produciendo los mejores beats de ‘The blueprint’ y jugadas similares con muchos otros artistas cuyas carreras estaban en distintos puntos.

Por esas y muchas más razones cualquier acercamiento a la mente de Kanye West es siempre interesante. Estemos de acuerdo o no (personalmente pienso que últimamente sólo dice tonterías, aunque estudiadas y calculadas), adentrarse de alguna manera en su modo de pensar, de crear, sus inspiraciones e influencias y lo que viene a ser el total de su vida interior es siempre estimulante.

De esa manera, la extensísima entrevista de Charlamagne a Kanye West era una oportunidad que no podíamos desaprovechar. Sentarse frente a frente para charlar sin pelos en la lengua durante casi dos horas era la nueva excusa perfecta para ver que se pasa por una de las personas más polémicas y talentosas de las dos últimas décadas.

La entrevista de Charlamagne a Kanye West

Kanye se acomoda con Charlamagne (también conocido como Charlamagne Tha God) y durante casi dos horas deja que el presentador de radio y televisión escudriñe en la vida, sentimientos, pensamientos y proceso creativo del artista de Chicago, siendo probablemente el mayor acercamiento a la figura de Ye en su historia.

Un West -cada vez más relajado durante la entrevista- empieza a abrirse y tocar los temas que están en boca de todos, con una elocuencia, naturalidad y manera de expresarse pasmosa. Si hace poco JAY-Z se sentaba con la leyenda David Letterman en Netflix, Kanye hace algo parecido de modo mucho más largo, complejo y profundo.

Podíamos decir que la entrevista de Hova y sus respuestas estaban más preparadas de acuerdo a lo que gustaría a un profesional de la comunicación, Ye sin embargo abre su corazón y se muestra como lo que es: un tipo con una mente creativa imparable, profunda y con un ego desmesurado.

Sin soltar demasiados spoilers ya que la entrevista es un must, son interesantes las conclusiones sobre esa especie de brote psicótico que padeció y del que mejoró simplemente conversando con sus amigos y seres más queridos, el robo su esposa Kim Kardashian en París, la fuerte suma de dinero que JAY-Z tuvo que pagarle por una supuesta deuda con Roc Nation… Es interesante también cómo se muestra seguro de sí mismo y reconociendo que a día de hoy es difícil tumbar esa confianza que ha desarrollado: “pueden decir lo que quieran”.

West también habla de un hecho objetivo; los mayores peces gordos de Nike son los que eran su equipo cuando estuvo ahí y de cómo Virgil Abloh pasó de ser su mano derecha a ser el diseñador principal de Louis Vuitton para la linea de hombre.

Para él lo ideal en cuanto a política es la campaña de Trump con los ideales de Bernie Sanders.

También habla sobre Obama y Trump, diciendo que él es el artista favorito del primero (parece que el propio expresidente de Estados Unidos se lo dijo) y de su idea de la perfección, o más bien de la belleza de la imperfección. Para él lo ideal en cuanto a política es la campaña de Trump con los ideales de Bernie Sanders y muchísimas más reflexiones que hacen cambiar nuestra idea de un tipo con la boca muy grande a un ser profundo y complejo que está lejos de decir sandeces.

Si leemos sus tweets y hacemos un acercamiento superficial, Kanye West nos puede parecer un idiota sobrado con un inmenso talento para la música y la moda, si vemos esta entrevista de modo íntegro la cosa puede cambiar bastante.

De esa manera, la conversación de Charlamagne con West (que acaba con los dos caminando por el campo) es un acercamiento sobresaliente a la mente transgresora del artista; un tipo que se plantea y replantea todo, sin dar nada por sentado. Es por ello que si os interesa Kanye West os recomendamos encarecidamente la visión de esta conversación.


Alejándonos del universo Kanye West, te contamos por qué deberías ver ‘Roxanne Roxanne’ en Netflix.

1 1529346671 1519776000
Compartir
Tweet